bilderberg tercera guerra mundial - atentado niza

Niza: enclave de la «guerra justa»

¿Será el terrible suceso de Niza (el atentado en Niza como dicen los mass media) un episodio más de la Tercera Guerra Mundial de Bilderberg?

 

¿Por qué entonces el presidente Obama habla de la «guerra justa»? (al recoger el Nobel de la Paz). En una coyuntura internacional como la actual defendía la necesidad de la guerra para entrar en un periodo de paz. Teniendo como referencia, en este caso, el concepto de paz del imperio Bilderberg, que no es otro que el sometimiento de todos los seres humanos a su sistema. Primero una guerra sutil, después una guerra económica y psicológica y, finalmente, la clásica (pica en los enlaces si no conoces cómo funcionan estas tres etapas de la Tercera Guerra Mundial)[1].

El 5 de junio de 2010 me entrevistaron en un programa de debate de la cadena de televisión Telecinco donde reiteré que uno de los objetivos de Bilderberg era la Tercera Guerra Mundial. Los contertulios se rasgaron las vestiduras e intentaron desacreditarme. Seis años después el mundo entero está en guerra. Ya no soy la única que habla de una Tercera Guerra Mundial; incluso el Papa Francisco lo hace.

Hoy, tras los lamentabilísimos hechos ocurridos en la noche de ayer en Niza, estamos empezando a escuchar, una vez más, discursos políticos que a los que me seguís o me leéis os sonarán.

Así, por ejemplo, a primera hora de la mañana los españoles hemos tenido la oportunidad de ver en directo el discurso del Presidente en funciones, Mariano Rajoy, del que rescato este titular del diario ABC:[2]

 

 

¿No te suena haber escuchado o leído algo parecido antes?

 

 

Estas eran las palabras que recogía la periodista Noelia Ramos, también en el diario ABC[3], en este caso, del 12 de octubre de 2008; palabras pronunciadas por el entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, para anunciar al mundo que estábamos en una crisis global. Lo que no nos contaba es que dicha crisis fue planeada por ellos mismos y que fue objeto de debate en Bilderberg 2006, donde estuvo presente Pedro Solbes, ministro de Economía de la era Zapatero que, llegada la crisis, la negaba.

 

*(VÍDEO DE SOLBES NEGANDO LA CRISIS EL 3 DE JUNIO DE 2008 EN RNE)*

 

Este es solo un ejemplo de cómo Bilderberg ha logrado extrapolar su lenguaje a la población a través de los medios de comunicación que controla. Asistimos al manejo del lenguaje como instrumento para la instauración del pensamiento único. Global, derechos humanos, justicia, educación, progreso… Bilderberg utiliza un lenguaje sentimentalista, que estimula la emotividad, con grandes y elevados propósitos tras los que se esconde su verdadera razón de ser: imponer las mismas leyes, es decir sus leyes, a personas tan diferentes y con distintas tradiciones culturales como los orientales y los occidentales, los indios y los chinos, los germanos y los españoles. Se antoja una labor imposible sin la utilización de la mentira, la persuasión y la fuerza[4]. Ya lo avisó el banquero Paul Warburg (1896-1969):

 

“Guste o no guste, tendremos un gobierno mundial. La única pregunta es si se logrará mediante imposición o por consentimiento”

 

Por encima de todas las estrategias y tácticas que está utilizando el imperio Bilderberg, ¿cuál es el dispositivo absoluto por el que impone su poder? La guerra. Desde el origen del mundo, la fuerza bruta es el mecanismo por el que el más fuerte, o grupos débiles que unidos adquieren fuerza, dominan a otras tribus menos estructuradas o más pacíficas. Pero ¿es posible recurrir a ella en sociedades que aseguran salvaguardar la paz y la ley del derecho? Sí, cuando se plantea la amenaza de un peligro del que hay que defenderse. Entonces, mediante la propaganda lanzada desde los medios de comunicación, se persuade a los ciudadanos de que esa es la única solución, se maquillan las causan, se delimitan y catalogan los enemigos, se tergiversan los datos, el conocimiento, las emociones, los sentimientos, la historia y se extiende el miedo y el odio en el último paso hacia la guerra[5].

 

Y un ejemplo de cómo se lleva a cabo todo esto desde los mass media lo hemos tenido esta mañana en el programa Espejo público del Grupo A3 Media, donde hemos podido ver y escuchar a periodistas como Alfonso Rojo o a ex generales del ejército fomentando la islamofobia al decir que “todos estos actos tienen un elemento común: el Islam; y ahí es donde hay que meter el cuchillo”.

 

Tercera Guerra Mundial Bilderberg

Fuente imagen: perfil de Twitter de Francisco Marhuenda

 

Al final, tal y como he contado en innumerables ocasiones, el trasfondo de todo esto no es más que dinero y poder. El divide y vencerás siempre ha sido y será un arma muy efectiva. Así actúan los manipuladores en Oriente y Occidente, generando guerras civiles, armadas o dialécticas, e infiltrándose en ambos bandos para que el odio nunca recaiga (fundamental para eternizar el conflicto) y los beneficios (económicos y de poder) acaben en sus manos[6].

Por ello, hay que luchar para que la verdad florezca frente a la ignorancia y la mentira. Su guerra va en serio. Se trata de tu futuro, el de tus hijos y nietos. El futuro del ser humano. No podemos permanecer impasibles mientras experimentan para ponderar hasta dónde o cuánto aguantamos.

 

 

 

Fuente imagen cabecera: EFE

 

[1] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, pág. 205

[2] http://www.abc.es/espana/abci-rajoy-ofrece-francia-intensa-colaboracion-espana-ante-amenaza-global-terrorismo-201607150920_noticia.html

[3] http://www.abc.es/20081012/economia-economia/reconocemos-esta-seria-crisis-200810120528.html

[4] Los amos del mundo al acecho, pág. 53

[5] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, págs. 206 – 207

[6] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, pág. 35

colas primark gran via madrid

La industria textil como instrumento de control de la población

Jueves 7 de enero. Son casi las 10 de la mañana y el centro de Sevilla se encuentra abarrotado. Centenares de personas han salido muy temprano esta mañana, a pesar del frío, y se han dirigido al centro de la ciudad. Unos en el metro, otros en el autobús, y algunos valientes, en su propio vehículo. Hace una hora las cafeterías estaban llenas. Las tostadas y el café caliente iban y venían. O los churros con chocolate, que hoy es día para ello. Pero eso fue hace una hora. Ahora, esa ingente marea humana se agolpa a las puertas del Corte Inglés del Duque (la Plaza del Duque de la Victoria, Sevilla) o de cualquiera de las tiendas de moda de la zona. Incluso amigas mías, que han cogido estos días de vacaciones, se han montado en su vehículo a las 7 de la mañana y han salido dirección del Primark de Jerez de la Frontera o el de Huelva. Una amiga madrileña, periodista, me cuenta que la han mandado a cubrir la zona de la Gran Vía, donde esperan record en el nuevo Primark. Horas de cola, me contaba, para conseguir una supuesta ganga. Por fin, comienzan las rebajas.

¿Cuál es el secreto de esas supuestas “gangas”?

Domingo 21 de febrero. Ha pasado un mes y medio desde entonces y muchas de esas miles de personas que se agolpaban por conseguir una supuesta ganga en cualquiera de los miles de centros relacionados con la industria textil en nuestro país se encuentran cenando y dispuestos a ver en programa Salvados. Hoy el programa va sobre la industria textil. El hashtag #FashionVictims rápidamente consigue llegar a los Trending Topic de Twitter aupado por esos indignados espectadores que no pueden creer que los vaqueros que habían llevado puestos durante el día de hoy, comprados en las rebajas, estaban realizados por una persona de un lugar cualquiera de Asia que cobra al mes apenas 100 $ por hacer centenares de vaqueros como ese.

Leyendo todo esto mi mente vuela hacia el documento que yo califico como la biblia del sistema Bilderberg. Una parte del mismo fue entregado a los asistentes a la primera reunión del Club, en 1954. Era toda una declaración de sus intenciones y de su visión del mundo. En su guerra sutil y discreta contra el mundo, Bilderberg utiliza instrumentos como el trabajo, la cultura o el ocio como instrumento de control de la población.

 Fútbol y centros comerciales para mantener a la sociedad entretenida, distraída de los asuntos políticos, es uno de sus objetivos. Se trata de la versión actual del pan y circo del Imperio romano.

Esta estrategia de distracción que les obstaculiza a los seres humanos alcanzar el conocimiento de la verdad también está planificada en la guerra tranquila, y su síntesis es la siguiente:

Medios de comunicación: mantienen la atención del público adulto distraído, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivándolo con temas sin importancia real.

— Enseñanza: mantienen a la sociedad ignorante de las verdaderas matemáticas, de la verdadera economía, de la verdadera ley y de la verdadera historia.

— Espectáculos: mantienen el entretenimiento del público debajo del nivel de los doce años de edad.

— Trabajo: mantiene a la sociedad ocupada, sin tiempo para pensar; de vuelta a la granja con los demás animales. Mediante la crisis ha impuesto un sistema en el que se alarga el horario de trabajo al tiempo que se devalúa el salario.

 

La industria textil como instrumento de control de la población

Fuente imagen: http://legal.practicopedia.lainformacion.com

 

El ocio  como instrumento de control de la población

El ocio está programado o diseñado.

Y a llenar el armario de ropa. «[…] en la conducción de nuestras vidas, simplemente estamos obligados a inclinarnos ante los deseos de los grandes productores; a comer los alimentos y a vestirnos con la ropa que ellos deciden que debemos comprar. […] El método más irresistible para hacer manipulable a grandes masas de población a través de la igualitarización de sus apetencias lo ofrece la moda», señaló Konrad Lorenz en su mencionado libro Los ocho pecados mortales de la humanidad civilizada.

El consumismo como ocio. Los fines de semana, los grandes centros comerciales se llenan de consumidores locos por adquirir las últimas prendas de moda. He viajado por gran parte del mundo, comprobando que los jóvenes orientales y occidentales visten igual. Van uniformados. Me ha sorprendido bastante.

 

El trabajo como instrumento de control de la población

Hay dos estrategias. Mantener al ser humano en un continuo estrés laboral, como animales en la granja, sin tiempo para pensar sino para ejecutar. Y con la llegada de la crisis comenzaron los recortes laborales y los despidos, lo que significa que quienes aún conservan el trabajo lo hacen durante más horas y con menos sueldo.

La otra táctica puesta en marcha en este sector de la vida humana es que no puedes sobresalir porque tus compañeros te clavarán el puñal a la mínima de cambio. Debes pasar desapercibido si quieres conservar el trabajo. No solo la jerarquía sino tus colegas reprimen tu talento.

 

Viernes 1 de julio de 2016. Tendremos conformado ya, o no, quién sabe, un nuevo Gobierno en España. Pero pocos en la Plaza del Duque estarán con su cartucho de churros en una mano y su chocolate caliente en la otra. Aunque sean las 10 de la mañana, en esa época en Sevilla ya estaremos a 30 ºC a la sombra, o más. De algo sí estoy segura. De aquí a entonces, la mayoría de esos indignados porque Inditex (Zara y Bershka), El Corte Inglés, Cortefield, Carrefour España o Primark, solo por decir algunas, estén en la lista de empresas vinculadas a la explotación que se lleva a cabo en el negocio textil, ya lo habrán olvidado y, una vez más, a las 10 de la mañana, las puertas de los centros comerciales estarán abarrotadas con personas dispuestos a adquirir lo último y más barato para estar a la moda. A la moda que el imperio Bilderberg nos vende desde sus mass media, su otro gran instrumento de control de la población.

 

 

Fuente imagen cabecera: http://periodicodigital.eusa.es
foto de las azores

La servidumbre de los mass media a Bilderberg (I)

Es políticamente incorrecto creer en la existencia del Club Bilderberg, dudar de que el cambio climático sea generado por el interés de unos pocos hombres. Es políticamente incorrecto denunciar que la vacuna contra la gripe A atenta contra nuestro sistema inmunológico, que Obama no es quien asegura ser y que el núcleo duro de la masonería maneja los hilos del mundo. Es políticamente incorrecto afirmar que la élite de la sociedad global cree en Lucifer. Es políticamente incorrecto pretender vivir libremente en África y es políticamente incorrecto, sobre todo si lo hace una periodista, de hablar de un Periodismo domesticado.

Con un periodismo domesticado, de sueldos bajos y palabra censurada se ha perdido el discernimiento, el equilibrio, la claridad, la valentía, la crítica. Más que gobernados somos desgobernados y parece no importarnos. Hay que desenmascarar a los desalmados bárbaros. No se reacciona contra los causantes de la “crisis económica mundial” porque esperamos que quien ha provocado el problema debe arreglarlo. Pero, ¿cómo será el mundo después de este periodo de “recesión”? ¿Por qué lo han hecho? ¿Qué van a obtener?

Si los bilderbergs se reúnen para conducir a la humanidad hacia el mejor destino posible, si debaten para establecer un mundo legítimo y más justo ¿por qué se reúnen en secreto? ¿Cuál es el motivo que les impide hacer públicas las actas de sus reuniones? Si el club es una reunión de amigos con ideas comunes, ¿cómo es posible que sus recomendaciones e ideas se tornen posteriormente en leyes?

 

“Solo es noticia aquello que alguien quiere ocultar; lo demás es publicidad”- lord Northcliffe (uno de los principales magnates de la prensa inglesa de principios del siglo XX).

 

Los medios de comunicación globales se encargan de introducir favorablemente en la opinión pública, y de forma solapada y discreta, las ideas y fines proyectados por los bilderbergs para la consecución de su programa globalizador. Los medios de comunicación son herramientas indispensables para controlar el pensamiento y, como consecuencia inmediata, la acción social.

 

cristina martin jimenez en espejo publico

 

El objetivo es mantener alejados de la información verdadera a los receptores del mensaje, y para ello manipulan sin escrúpulos la realidad, de acuerdo a sus intereses propios, con el objetivo de influir y modelar el comportamiento colectivo.

Un ejemplo muy presente lo encontramos en la llamada ‘Guerra de Irak’. Para orientar la voluntad de la ciudadanía a favor de la misma, los gobernantes y sus líderes-manipuladores de opinión aseguraron que Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva y que era uno de los principales guardianes del terrorismo internacional.

Todos recordamos la foto de las azores con Bush, Blair y Aznar en el encuentro previo a la invasión en Irak. Una foto en la que siempre se nombra a estos tres ex presidentes pero no se nombra a un personaje clave: Durao Barroso, anfitrión del encuentro, que por aquél entonces era Primer Ministro Portugués y que posteriormente pasó a ser Presidente de la Comisión Europea y, ahora, miembro del Steering Commitee de Bilderberg, imperio para el que Barroso lleva trabajando mucho tiempo.

Años después sabemos que todo fue una mentira. Blair llegó a pedir disculpas, cosa que, ni mucho menos ha hecho, por ejemplo, Aznar.

 

 

Cuando un líder quiere convencer al pueblo acerca de la necesidad de emprender un proyecto determinado (por ejemplo la Guerra de Irak -defensa contra el terrorismo internacional), lo hace mediante la repetición infinita de un axioma, sea o no cierto. Porque en estos momentos en los que la sociedad se mueve a un ritmo vertiginoso no hace falta demostrarlo, no hay tiempo.

 

“En marzo de 1917, la gente de P. Morgan reunió a doce de los hombres más relevantes del mundo periodístico, a los que se les hizo seleccionar los periódicos más influyentes de los EEUU y determinar la cantidad necesaria de ellos para controlar la política general de la prensa diaria. Llegaron a la conclusión de que sólo era necesario hacerse con el control de veinticinco de los periódicos más importantes. Se llegó a un acuerdo: se compró la línea editorial de los periódicos, a los que se pagaba mensualmente, y se colocó a un director en cada diario que se encargaba de supervisar y corregir adecuadamente la información sobre militarismo, políticas financieras y otros temas de naturaleza nacional e internacional considerados vitales por los intereses de los compradores”.

 

Mass medias de todo el mundo capitalista se encargarán de aclamar, cual éxito humanitario, las nuevas propuestas de la ONU, de la Unión Europea o las conquistas de la OTAN entre las páginas de sus gigantes informativos. Para constatarlo solo tienes que echar un vistazo a sus informativos en sus televisiones, escuchar lo que te cuentan en sus programas de radio, en internet y en sus periódicos. Cada día. Cada hora. Cada instante.

 

En los próximos días el desenlace a este artículo…
tercera guerra mundial atentado paris

La excusa para la Tercera Guerra Mundial será la religión

Debido a los acontecimientos de barbarie de los últimos días, semanas y meses, quiero compartir contigo el final del tercer capítulo de Perdidos, La Tercera Guerra Mundial, en el que reflexiono si la excusa para la guerra será la religión:

 

¿No estamos ya en guerra? En una sola guerra con varios frentes como Afganistán, Pakistán, Irak, Somalia, Siria, Libia… Y no nos olvidemos de Israel, Palestina, Turquía, el Congo, etcétera. De una manera u otra, todas las superpotencias están implicadas en la guerra, ¿y no es esto una guerra internacional? Tenemos desplegadas las fuerzas de la OTAN y la ONU por tantos puntos del planeta que es inevitable hablar de guerra mundial. Pero aún será más grave. Durante mucho tiempo he pensado que Irán podría ser el detonante de esta Tercera Guerra Mundial, pero solo los amos del poder saben cuándo y dónde apretarán el botón.

De momento parece claro que vamos directos a la guerra, que fue declarada oficialmente en 2001 por el entonces presidente George W. Bush contra el «terrorismo internacional» tras el atentado a las Torres Gemelas. Algunos autores hablaron entonces de autoatentado. Afirmaban que Estados Unidos se había atacado a sí mismo para disponer de una excusa con la que declarar la guerra a Irak. Pero en realidad no fue el gobierno estadounidense, sino una facción de este, el gobierno invisible de los amos del poder.

 

 

El poeta Charles Baudelaire escribió: «La más hermosa de las jugadas del diablo es persuadirte de que no existe». Precisamente esa ha sido durante mucho tiempo la victoria de Bilderberg, hacernos creer que su existencia como gobierno invisible era pura ficción. Pero ahora su rostro está desvelado. Ahí están sus miembros, sus acciones y sus botines de guerra. Con estos datos ya pueden comenzar a recuperar el rumbo perdido. Dijo el genial físico Albert Einstein: «No sé cómo será la Tercera Guerra Mundial, pero la Cuarta será con piedras y lanzas».

Lo que sí veo claro es que los mercaderes harán una guerra religiosa. La defensa de la religión como excusa, ya sea esta la religión ecológica o la religión humana. Europa tiene que reaccionar. Europa no estaba dormida, estaba muerta y parece que está despertando. Hay señales de esperanza, pero la guerra nos acecha, está amenazando con desencadenarse cualquier día y los bandos están armándose. No seamos ingenuos, no creamos que no van a hacerla estallar el día menos pensado, porque ocurrirá.

Organicemos nosotros, el pueblo del planeta, la Cuarta Guerra Mundial. Que sea una guerra donde las armas sean los hechos que han cometido y cometen estos criminales contra la vida en todos sus aspectos. Que se juzgue su maldad e iniquidad, que se juzguen sus muertes masivas ejecutadas en nombre de sus falsos dioses (el dios dinero, el dios mercado, el dios de la superpoblación…). Que se juzguen sus mentiras, sus complots, sus maquinaciones, sus tergiversaciones de la historia, sus guerras genocidas y económicas, sus guerras espirituales. Sus robos y saqueos. Sus secretos —como denunció Kennedy—, sus ataques a la libertad individual y comunitaria. Sus palabras asesinas, sus odios. Su aplastante maquinaria contra los derechos humanos y la democracia. Esa es nuestra guerra. Esa es nuestra lucha. Nuestro ejército: todos los seres humanos de la Tierra.

 

Fuente imagen cabecera: AFP (Agence France-Presse)
paris y la tercera guerra mundial

París y la Tercera Guerra Mundial

Los que hace años reían, la noche del pasado viernes al sábado se llevaban las manos a la cabeza. Bueno, sé que no todos. Son varios años y obras tratando el tema de la Tercera Guerra Mundial, y son muchas las personas, algunas de ellas periodistas al servicio del imperio Bilderberg, intentando desacreditarme. Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Ha sido abrumador constatar que mientras desde las redes sociales, Twitter sobre todo, el mundo entero se hacía eco de este nuevo episodio de guerra en suelo de parisino, los mass media españoles seguían a lo suyo, con sus programas de imitaciones, programas rosas y películas. Y mientras, el pueblo clamando contra ellos porque quería información. Un ejemplo más de que en los medios no tenemos lo que queremos; el que los consume, elige entre lo que le ponen por delante. Las únicas excepciones fueron 13TV y el Canal 24 horas de RTVE.

Tras la tragedia sucedida en París, quiero hoy compartir algunas líneas que encontrarás en Perdidos pues considero que son pertinentes:

 

«La guerra no determina quién tiene razón, solo quién muere.» Bertrand Russell (1872-1970), filósofo, matemático y escritor inglés.

 

En Europa han convivido y conviven, con sus tensiones y sus guerras, las tres civilizaciones monoteístas (musulmanes, cristianos y judíos). Y alguien se está preocupando desde hace décadas de inocular el virus del rumbo perdido y transformarlo en odio que acreciente esas tensiones en vez de tender puentes para derribarlas. Mientras los amos del mundo manejan los hilos de la guerra, el pueblo humano debe centrarse en manejar los hilos de la paz.

Cuando Barack Obama recibió el Premio Nobel de la Paz, en diciembre de 2009, a pesar de que aún sigo preguntándome por qué se lo concedieron si no le había dado tiempo a hacer nada, ni a favor ni en contra de la paz, en su discurso en Ginebra defendió la «guerra justa». En una coyuntura internacional como la actual defendía la necesidad de la guerra para entrar en un periodo de paz. Teniendo como referencia, en este caso, el concepto de paz del imperio Bilderberg, que no es otro que el sometimiento de todos los seres humanos a su sistema. No olvidemos lo que nos enseñó el periodista Eric Blair, más conocido por su seudónimo George Orwell:

 

La guerra es la paz.

La libertad es la esclavitud.

La ignorancia es la fuerza.

1984.

 

 

De la misma manera que hay grupos creados para sembrar el odio entre los europeos, en otros países se incentiva el odio contra los americanos. Para los islamistas radicales Occidente es el gran Satán.

Por encima de todas las estrategias y tácticas que está utilizando el imperio Bilderberg, ¿cuál es el dispositivo absoluto por el que impone su poder? La guerra. Desde el origen del mundo, la fuerza bruta es el mecanismo por el que el más fuerte, o grupos débiles que unidos adquieren fuerza, dominan a otras tribus menos estructuradas o más pacíficas. Pero ¿es posible recurrir a ella en sociedades que aseguran salvaguardar la paz y la ley del derecho? Sí, cuando se plantea la amenaza de un peligro del que hay que defenderse. Entonces, mediante la propaganda lanzada desde los medios de comunicación, se persuade a los ciudadanos de que esa es la única solución, se maquillan las causan, se delimitan y catalogan los enemigos, se tergiversan los datos, el conocimiento, las emociones, los sentimientos, la historia y se extiende el miedo y el odio en el último paso hacia la guerra.

Realmente, anhelan el inicio de una nueva guerra desde hace décadas. La pregunta es, ¿cuándo sucederá? Los últimos atentados en el maratón de Boston, en Londres y en París han sido atribuidos por los portavoces oficiales al islamismo radical. Tras el de Londres, los jefes religiosos islámicos se apresuraron a afirmar que esos actos terroristas no tienen nada que ver con el islam, que el islam es una cuestión muy diferente a la que se predica en Occidente. Suenan tambores de guerra, ¿cuál será la llama que la prenda definitivamente?

Está el conflicto de Corea del Norte. Está la guerra de Siria, alentada al estilo inventado por Rothschild de armar a los dos bandos para luego recoger el botín. Siria está siendo destruida y quien sufre los efectos del feroz belicismo es el pueblo, como siempre.

Por otra parte, la guerra de Afganistán, un país cuyas fronteras artificiales concentran en un mismo territorio culturas de universos tan distintos que el conflicto continuado era, más que inevitable, una cuestión de lógica. «Después de haber estado varias veces destinado en Afganistán —me confía un sargento del Ejército británico— he llegado a la conclusión de que aquello está hecho a propósito para que siempre estén peleándose entre ellos.» Mientras, los amos del sistema se benefician de sus riquezas y su posición estratégica.

 

paris y la tercera guerra mundial - hollande

EFE/Eric Feferberg

 

Podría seguir escribiendo más, pero lo dejo aquí. Lamentablemente, el tiempo me vuelve a dar la razón y esto que escribí en Perdidos hace ya más de dos años está más vigente que nunca.

Déjennos vivir en paz.

 

Fuente imagen de cabecera: elintransigente.com