bilderberg tercera guerra mundial - atentado niza

Niza: enclave de la «guerra justa»

¿Será el terrible suceso de Niza (el atentado en Niza como dicen los mass media) un episodio más de la Tercera Guerra Mundial de Bilderberg?

 

¿Por qué entonces el presidente Obama habla de la «guerra justa»? (al recoger el Nobel de la Paz). En una coyuntura internacional como la actual defendía la necesidad de la guerra para entrar en un periodo de paz. Teniendo como referencia, en este caso, el concepto de paz del imperio Bilderberg, que no es otro que el sometimiento de todos los seres humanos a su sistema. Primero una guerra sutil, después una guerra económica y psicológica y, finalmente, la clásica (pica en los enlaces si no conoces cómo funcionan estas tres etapas de la Tercera Guerra Mundial)[1].

El 5 de junio de 2010 me entrevistaron en un programa de debate de la cadena de televisión Telecinco donde reiteré que uno de los objetivos de Bilderberg era la Tercera Guerra Mundial. Los contertulios se rasgaron las vestiduras e intentaron desacreditarme. Seis años después el mundo entero está en guerra. Ya no soy la única que habla de una Tercera Guerra Mundial; incluso el Papa Francisco lo hace.

Hoy, tras los lamentabilísimos hechos ocurridos en la noche de ayer en Niza, estamos empezando a escuchar, una vez más, discursos políticos que a los que me seguís o me leéis os sonarán.

Así, por ejemplo, a primera hora de la mañana los españoles hemos tenido la oportunidad de ver en directo el discurso del Presidente en funciones, Mariano Rajoy, del que rescato este titular del diario ABC:[2]

 

 

¿No te suena haber escuchado o leído algo parecido antes?

 

 

Estas eran las palabras que recogía la periodista Noelia Ramos, también en el diario ABC[3], en este caso, del 12 de octubre de 2008; palabras pronunciadas por el entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, para anunciar al mundo que estábamos en una crisis global. Lo que no nos contaba es que dicha crisis fue planeada por ellos mismos y que fue objeto de debate en Bilderberg 2006, donde estuvo presente Pedro Solbes, ministro de Economía de la era Zapatero que, llegada la crisis, la negaba.

 

*(VÍDEO DE SOLBES NEGANDO LA CRISIS EL 3 DE JUNIO DE 2008 EN RNE)*

 

Este es solo un ejemplo de cómo Bilderberg ha logrado extrapolar su lenguaje a la población a través de los medios de comunicación que controla. Asistimos al manejo del lenguaje como instrumento para la instauración del pensamiento único. Global, derechos humanos, justicia, educación, progreso… Bilderberg utiliza un lenguaje sentimentalista, que estimula la emotividad, con grandes y elevados propósitos tras los que se esconde su verdadera razón de ser: imponer las mismas leyes, es decir sus leyes, a personas tan diferentes y con distintas tradiciones culturales como los orientales y los occidentales, los indios y los chinos, los germanos y los españoles. Se antoja una labor imposible sin la utilización de la mentira, la persuasión y la fuerza[4]. Ya lo avisó el banquero Paul Warburg (1896-1969):

 

“Guste o no guste, tendremos un gobierno mundial. La única pregunta es si se logrará mediante imposición o por consentimiento”

 

Por encima de todas las estrategias y tácticas que está utilizando el imperio Bilderberg, ¿cuál es el dispositivo absoluto por el que impone su poder? La guerra. Desde el origen del mundo, la fuerza bruta es el mecanismo por el que el más fuerte, o grupos débiles que unidos adquieren fuerza, dominan a otras tribus menos estructuradas o más pacíficas. Pero ¿es posible recurrir a ella en sociedades que aseguran salvaguardar la paz y la ley del derecho? Sí, cuando se plantea la amenaza de un peligro del que hay que defenderse. Entonces, mediante la propaganda lanzada desde los medios de comunicación, se persuade a los ciudadanos de que esa es la única solución, se maquillan las causan, se delimitan y catalogan los enemigos, se tergiversan los datos, el conocimiento, las emociones, los sentimientos, la historia y se extiende el miedo y el odio en el último paso hacia la guerra[5].

 

Y un ejemplo de cómo se lleva a cabo todo esto desde los mass media lo hemos tenido esta mañana en el programa Espejo público del Grupo A3 Media, donde hemos podido ver y escuchar a periodistas como Alfonso Rojo o a ex generales del ejército fomentando la islamofobia al decir que “todos estos actos tienen un elemento común: el Islam; y ahí es donde hay que meter el cuchillo”.

 

Tercera Guerra Mundial Bilderberg

Fuente imagen: perfil de Twitter de Francisco Marhuenda

 

Al final, tal y como he contado en innumerables ocasiones, el trasfondo de todo esto no es más que dinero y poder. El divide y vencerás siempre ha sido y será un arma muy efectiva. Así actúan los manipuladores en Oriente y Occidente, generando guerras civiles, armadas o dialécticas, e infiltrándose en ambos bandos para que el odio nunca recaiga (fundamental para eternizar el conflicto) y los beneficios (económicos y de poder) acaben en sus manos[6].

Por ello, hay que luchar para que la verdad florezca frente a la ignorancia y la mentira. Su guerra va en serio. Se trata de tu futuro, el de tus hijos y nietos. El futuro del ser humano. No podemos permanecer impasibles mientras experimentan para ponderar hasta dónde o cuánto aguantamos.

 

 

 

Fuente imagen cabecera: EFE

 

[1] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, pág. 205

[2] http://www.abc.es/espana/abci-rajoy-ofrece-francia-intensa-colaboracion-espana-ante-amenaza-global-terrorismo-201607150920_noticia.html

[3] http://www.abc.es/20081012/economia-economia/reconocemos-esta-seria-crisis-200810120528.html

[4] Los amos del mundo al acecho, pág. 53

[5] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, págs. 206 – 207

[6] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, pág. 35

foto de las azores

La servidumbre de los mass media a Bilderberg (I)

Es políticamente incorrecto creer en la existencia del Club Bilderberg, dudar de que el cambio climático sea generado por el interés de unos pocos hombres. Es políticamente incorrecto denunciar que la vacuna contra la gripe A atenta contra nuestro sistema inmunológico, que Obama no es quien asegura ser y que el núcleo duro de la masonería maneja los hilos del mundo. Es políticamente incorrecto afirmar que la élite de la sociedad global cree en Lucifer. Es políticamente incorrecto pretender vivir libremente en África y es políticamente incorrecto, sobre todo si lo hace una periodista, de hablar de un Periodismo domesticado.

Con un periodismo domesticado, de sueldos bajos y palabra censurada se ha perdido el discernimiento, el equilibrio, la claridad, la valentía, la crítica. Más que gobernados somos desgobernados y parece no importarnos. Hay que desenmascarar a los desalmados bárbaros. No se reacciona contra los causantes de la “crisis económica mundial” porque esperamos que quien ha provocado el problema debe arreglarlo. Pero, ¿cómo será el mundo después de este periodo de “recesión”? ¿Por qué lo han hecho? ¿Qué van a obtener?

Si los bilderbergs se reúnen para conducir a la humanidad hacia el mejor destino posible, si debaten para establecer un mundo legítimo y más justo ¿por qué se reúnen en secreto? ¿Cuál es el motivo que les impide hacer públicas las actas de sus reuniones? Si el club es una reunión de amigos con ideas comunes, ¿cómo es posible que sus recomendaciones e ideas se tornen posteriormente en leyes?

 

“Solo es noticia aquello que alguien quiere ocultar; lo demás es publicidad”- lord Northcliffe (uno de los principales magnates de la prensa inglesa de principios del siglo XX).

 

Los medios de comunicación globales se encargan de introducir favorablemente en la opinión pública, y de forma solapada y discreta, las ideas y fines proyectados por los bilderbergs para la consecución de su programa globalizador. Los medios de comunicación son herramientas indispensables para controlar el pensamiento y, como consecuencia inmediata, la acción social.

 

cristina martin jimenez en espejo publico

 

El objetivo es mantener alejados de la información verdadera a los receptores del mensaje, y para ello manipulan sin escrúpulos la realidad, de acuerdo a sus intereses propios, con el objetivo de influir y modelar el comportamiento colectivo.

Un ejemplo muy presente lo encontramos en la llamada ‘Guerra de Irak’. Para orientar la voluntad de la ciudadanía a favor de la misma, los gobernantes y sus líderes-manipuladores de opinión aseguraron que Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva y que era uno de los principales guardianes del terrorismo internacional.

Todos recordamos la foto de las azores con Bush, Blair y Aznar en el encuentro previo a la invasión en Irak. Una foto en la que siempre se nombra a estos tres ex presidentes pero no se nombra a un personaje clave: Durao Barroso, anfitrión del encuentro, que por aquél entonces era Primer Ministro Portugués y que posteriormente pasó a ser Presidente de la Comisión Europea y, ahora, miembro del Steering Commitee de Bilderberg, imperio para el que Barroso lleva trabajando mucho tiempo.

Años después sabemos que todo fue una mentira. Blair llegó a pedir disculpas, cosa que, ni mucho menos ha hecho, por ejemplo, Aznar.

 

 

Cuando un líder quiere convencer al pueblo acerca de la necesidad de emprender un proyecto determinado (por ejemplo la Guerra de Irak -defensa contra el terrorismo internacional), lo hace mediante la repetición infinita de un axioma, sea o no cierto. Porque en estos momentos en los que la sociedad se mueve a un ritmo vertiginoso no hace falta demostrarlo, no hay tiempo.

 

“En marzo de 1917, la gente de P. Morgan reunió a doce de los hombres más relevantes del mundo periodístico, a los que se les hizo seleccionar los periódicos más influyentes de los EEUU y determinar la cantidad necesaria de ellos para controlar la política general de la prensa diaria. Llegaron a la conclusión de que sólo era necesario hacerse con el control de veinticinco de los periódicos más importantes. Se llegó a un acuerdo: se compró la línea editorial de los periódicos, a los que se pagaba mensualmente, y se colocó a un director en cada diario que se encargaba de supervisar y corregir adecuadamente la información sobre militarismo, políticas financieras y otros temas de naturaleza nacional e internacional considerados vitales por los intereses de los compradores”.

 

Mass medias de todo el mundo capitalista se encargarán de aclamar, cual éxito humanitario, las nuevas propuestas de la ONU, de la Unión Europea o las conquistas de la OTAN entre las páginas de sus gigantes informativos. Para constatarlo solo tienes que echar un vistazo a sus informativos en sus televisiones, escuchar lo que te cuentan en sus programas de radio, en internet y en sus periódicos. Cada día. Cada hora. Cada instante.

 

En los próximos días el desenlace a este artículo…
cumbre del clima de paris 2015

París cae presa de la mentira del calentamiento global “provocado por el hombre”

–Digámosle a los ciudadanos que todos tenemos que luchar contra un gran peligro que amenaza la existencia humana en la Tierra: el cambio climático –apuntó con ojos codiciosos el banquero–. Pero para que este plan sea efectivo hay que añadirle la coletilla “provocado por el hombre”. Si no logramos convencer a la gente de que lo causa el propio ser humano no creerían en la posibilidad de luchar contra él para solucionar los problemas que supuestamente hemos generado.
Ejerciendo de abogado del diablo, uno de los discípulos más jóvenes e ingenuos se atrevió a rebatirle:
–Pero, ¿quién va a creer que nosotros, los humanos, podemos luchar contra imponentes fuerzas de la naturaleza y el clima?
Al oír estas palabras, el miembro más aventajado intercedió:
–¿Acaso aún no has aprendido que los ciudadanos creerán cualquier cosa que les digamos siempre que utilicemos el miedo como arma de manipulación? ¿No sabes quiénes somos? Somos los amos del mundo, nosotros tenemos el control de los medios de comunicación masivos, podemos decir lo que queramos y convertir la mentira más grande en verdad. Solo tenemos que repetirla cien veces, a todas horas, desde todos nuestros periódicos y canales de televisión. Contrataremos a las actrices y actores más populares y famosos de Hollywood y ellos sabrán contarlo al mundo como nadie, incluso soltarán algunas lágrimas que emocionen al público y les impida ejercer una defensa crítica del futuro apocalíptico que les presentaremos.
Entonces tomó la palabra Rockefeller:
–Sí, contrataremos a algún actor famoso, pero para empezar creo que Al Gore será un candidato excelente para desarrollar el plan. Viajará por todo el mundo dando conferencias que le reporten ingresos millonarios, así se verá gratificado económicamente y alcanzará gran prestigio, de modo que se someterá sin problemas a nuestras órdenes –dijo Rockefeller mientras una sonrisa cínica le recorría por dentro manifestándose en los labios–. No solo conseguirá dinero sino que sentirá la ilusión de ser poderoso porque el mundo lo alabará. Hablaremos con nuestros contactos en Hollywood para que le den un Oscar al documental que vamos a realizar con las imágenes más impactantes de la Tierra y nada será más fácil para nosotros que obtener el premio Nobel por la lucha infatigable a favor de la vida humana.
–Pero, ¿cómo vamos a conseguir que lo crean? –repitió el discípulo lerdo.
–Lo revestiremos de religión, la nueva Ecología será la gran religión del milenio y usaremos la mecánica de una secta. La gente está deseosa de pertenecer a un grupo y, más aún, a uno que luche por la verdad, a uno que sea capaz de hacer grandes sacrificios por defender una ideología auténtica. Y vamos a conseguir que lo más auténtico en estos momentos de incertidumbre sea la lucha por la vida en la Tierra. Aprovecharemos el cambio que se está dando en el clima para elaborar una nueva mentira, la gran mentira. Para nosotros es muy fácil hacerlo, contamos con todos los medios a nuestra disposición. Además, hablaremos con los legisladores para que sea obligatorio ver el documental en todas las escuelas del mundo, así adoctrinaremos a los ciudadanos desde la niñez…

 

Como he contado infinidad de veces, a las reuniones anuales del Club Bilderberg está prohibido llevar escolta (la seguridad de estos encuentros se lleva a cabo en parte con las fuerzas de seguridad pública, la que pagamos entre todos), pero no palos de golf. Y hace ahora más de una década, mientras la mayoría de invitados pasaban el tiempo jugando al golf, el núcleo duro del imperio Bilderberg estaba reunido en secreto hablando del cambio climático “provocado por el hombre”.

 

mentiras cambio climatico

Graffity atribuido a Banksy en Londres. (Reuters)

 

Desde ayer y hasta el 11 de diciembre en París tendrá lugar la vigésimo primera reunión de países que quieren “tomar medidas” contra el cambio climático, repito, “provocado por el hombre”. Estarán presentes casi 200 estados para, según recoge El Confidencial, “llegar a un acuerdo global pero basado en medidas concretas que mantenga el calentamiento global por debajo de los 2 grados de aquí a final del siglo XXI”.

Como puedes comprobar, en el intenso, sectario y repetitivo mantra que nos inculcan en su guerra sutil y discreta no podía faltar la palabra “global”. Crisis global, terrorismo global, gobierno global… y calentamiento global.

Pero este tema no es nuevo, aunque esa conversación hubiera tenido lugar hace una década. En los años sesenta un grupo de expertos alineado a Bilderberg realizó un análisis acerca de la conveniencia de un planeta sin guerras. El grupo de estudios concluyó que para establecer un mundo de paz permanente se necesitaba encontrar sustitutos a la guerra y apuntaron algunas fórmulas, entre ellas la creación de enemigos ficticios como, por ejemplo, la amenaza de una contaminación ambiental masiva y global. Ese estudio se conoce como Informe Iron Mountain.

Veamos, recurriendo al artículo de El Confidencial, cuáles son los puntos clave de la  Cumbre del Clima de París:

 

objetivos Cumbre del Clima de París

 

¿Quién se erige como el líder, la voz autorizada en esta cumbre en París sobre el cambio climático provocado por el hombre? No podía ser otro que el troyano del Club Bilderberg: Barack Obama, la otra mentira del imperio que ya denuncié en 2010 en El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo, que entonces fue censurado y que acaba de publicarse como Los amos del mundo al acecho. Un Obama que, como relata el diario El País[1], cuenta con siete claves contra el cambio climático. Qué inquietante, qué llamativo que leamos la información del títere de Bilderberg en el periódico comandado por el miembro español del Steering Commitee, Juan Luis Cebrián. Y qué casualidad que también el número de claves sean, no cinco o diez, sino siete. “El número que gobierna las formas y las ideas y es la causa de los dioses y de los demonios”, según decía Pitágoras. El número que representa las ramas del saber según los hindúes; el número más evocado en La Biblia; el número que representa la vida, la armonía universal y la perfección para la masonería.

En los próximos días veremos cómo se desarrolla la cumbre y a qué acuerdos llegan, si es que llegan a alguno. Dependerá en gran medida del “consenso” entre los propietarios del dinero y el poder. Ellos controlarán las nuevas formas de energía y no siempre llegan a un acuerdo a la hora de repartir el futuro botín. Y mientras ellos se reparten el nuevo mundo, a nosotros nos distraen con una lucha imposible, como Quijotes contra molinos de viento.

 

Toda la información sobre La mentira del “calentamiento global” podrás encontrarla desarrollada en el capítulo 13 de Los amos del mundo al acecho.

 

los amos del mundo al acecho - portada

 

 

 

 

 

[1] http://internacional.elpais.com/internacional/2015/08/03/actualidad/1438600767_055631.html
Fuente imagen de cabecera: http://www.zocalo.com.mx
paris y la tercera guerra mundial

París y la Tercera Guerra Mundial

Los que hace años reían, la noche del pasado viernes al sábado se llevaban las manos a la cabeza. Bueno, sé que no todos. Son varios años y obras tratando el tema de la Tercera Guerra Mundial, y son muchas las personas, algunas de ellas periodistas al servicio del imperio Bilderberg, intentando desacreditarme. Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Ha sido abrumador constatar que mientras desde las redes sociales, Twitter sobre todo, el mundo entero se hacía eco de este nuevo episodio de guerra en suelo de parisino, los mass media españoles seguían a lo suyo, con sus programas de imitaciones, programas rosas y películas. Y mientras, el pueblo clamando contra ellos porque quería información. Un ejemplo más de que en los medios no tenemos lo que queremos; el que los consume, elige entre lo que le ponen por delante. Las únicas excepciones fueron 13TV y el Canal 24 horas de RTVE.

Tras la tragedia sucedida en París, quiero hoy compartir algunas líneas que encontrarás en Perdidos pues considero que son pertinentes:

 

«La guerra no determina quién tiene razón, solo quién muere.» Bertrand Russell (1872-1970), filósofo, matemático y escritor inglés.

 

En Europa han convivido y conviven, con sus tensiones y sus guerras, las tres civilizaciones monoteístas (musulmanes, cristianos y judíos). Y alguien se está preocupando desde hace décadas de inocular el virus del rumbo perdido y transformarlo en odio que acreciente esas tensiones en vez de tender puentes para derribarlas. Mientras los amos del mundo manejan los hilos de la guerra, el pueblo humano debe centrarse en manejar los hilos de la paz.

Cuando Barack Obama recibió el Premio Nobel de la Paz, en diciembre de 2009, a pesar de que aún sigo preguntándome por qué se lo concedieron si no le había dado tiempo a hacer nada, ni a favor ni en contra de la paz, en su discurso en Ginebra defendió la «guerra justa». En una coyuntura internacional como la actual defendía la necesidad de la guerra para entrar en un periodo de paz. Teniendo como referencia, en este caso, el concepto de paz del imperio Bilderberg, que no es otro que el sometimiento de todos los seres humanos a su sistema. No olvidemos lo que nos enseñó el periodista Eric Blair, más conocido por su seudónimo George Orwell:

 

La guerra es la paz.

La libertad es la esclavitud.

La ignorancia es la fuerza.

1984.

 

 

De la misma manera que hay grupos creados para sembrar el odio entre los europeos, en otros países se incentiva el odio contra los americanos. Para los islamistas radicales Occidente es el gran Satán.

Por encima de todas las estrategias y tácticas que está utilizando el imperio Bilderberg, ¿cuál es el dispositivo absoluto por el que impone su poder? La guerra. Desde el origen del mundo, la fuerza bruta es el mecanismo por el que el más fuerte, o grupos débiles que unidos adquieren fuerza, dominan a otras tribus menos estructuradas o más pacíficas. Pero ¿es posible recurrir a ella en sociedades que aseguran salvaguardar la paz y la ley del derecho? Sí, cuando se plantea la amenaza de un peligro del que hay que defenderse. Entonces, mediante la propaganda lanzada desde los medios de comunicación, se persuade a los ciudadanos de que esa es la única solución, se maquillan las causan, se delimitan y catalogan los enemigos, se tergiversan los datos, el conocimiento, las emociones, los sentimientos, la historia y se extiende el miedo y el odio en el último paso hacia la guerra.

Realmente, anhelan el inicio de una nueva guerra desde hace décadas. La pregunta es, ¿cuándo sucederá? Los últimos atentados en el maratón de Boston, en Londres y en París han sido atribuidos por los portavoces oficiales al islamismo radical. Tras el de Londres, los jefes religiosos islámicos se apresuraron a afirmar que esos actos terroristas no tienen nada que ver con el islam, que el islam es una cuestión muy diferente a la que se predica en Occidente. Suenan tambores de guerra, ¿cuál será la llama que la prenda definitivamente?

Está el conflicto de Corea del Norte. Está la guerra de Siria, alentada al estilo inventado por Rothschild de armar a los dos bandos para luego recoger el botín. Siria está siendo destruida y quien sufre los efectos del feroz belicismo es el pueblo, como siempre.

Por otra parte, la guerra de Afganistán, un país cuyas fronteras artificiales concentran en un mismo territorio culturas de universos tan distintos que el conflicto continuado era, más que inevitable, una cuestión de lógica. «Después de haber estado varias veces destinado en Afganistán —me confía un sargento del Ejército británico— he llegado a la conclusión de que aquello está hecho a propósito para que siempre estén peleándose entre ellos.» Mientras, los amos del sistema se benefician de sus riquezas y su posición estratégica.

 

paris y la tercera guerra mundial - hollande

EFE/Eric Feferberg

 

Podría seguir escribiendo más, pero lo dejo aquí. Lamentablemente, el tiempo me vuelve a dar la razón y esto que escribí en Perdidos hace ya más de dos años está más vigente que nunca.

Déjennos vivir en paz.

 

Fuente imagen de cabecera: elintransigente.com
Guerra Mundial

Tercera Guerra Mundial (fase 3): la guerra mundial clásica (II parte)

En el día de hoy vamos a concluir la serie de capítulos que iniciamos meses atrás relativos a la Tercera Guerra Mundial y que podrás encontrar mucho más detallado en el tercer capítulo de Perdidos ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg.

 

La I parte de este capítulo sobre la fase 3 la concluíamos con una pregunta: ¿en una sociedad que asegura salvaguardar la paz y la ley del derecho es posible recurrir a la guerra?

Sí, cuando se plantea la amenaza de un peligro del que hay que defenderse. Entonces, mediante la propaganda lanzada desde los medios de comunicación, se persuade a los ciudadanos de que esa es la única solución, se maquillan las causan, se delimitan y catalogan los enemigos, se tergiversan los datos, el conocimiento, las emociones, los sentimientos, la historia y se extiende el miedo y el odio en el último paso hacia la guerra.

Antes el pueblo sabía identificar a los enemigos y los enfrentaban con las armas o se sometían al imperio. Pero hoy usan a sus soldados políticos para esbozar discursos excelsos en defensa de la democracia, la justicia y la paz. Mientras en secreto construyen su mercado global, que es lo que les interesa, usando a las personas como otra mercancía más. Por ello, porque se ocultan, porque no dan la cara, porque están disfrazados y ponen delante a quienes manejan los hilos para ellos, el pueblo se siente perdido. Quiere luchar, defenderse, ¿pero contra quién? Los medios de comunicación los conducen al laberinto, están perdidos.

 

La guerra contra la vida

Desde el año 1936, la Fundación Rockefeller sustenta económicamente políticas eugenésicas. Doctrina que defienden la necesidad de frenar el crecimiento humano para evitar una superpoblación argumentando el impacto negativo que un elevado número de habitantes provocaría en el medio ambiente. ¿No les recuerda a la Carta de la Tierra, a la religión única de la ONU en la que la ecología tiene más valor que la vida humana? De ahí que se haga imprescindible, según Rockefeller, aprobar políticas eugenésicas.

O frenamos la superpoblación o el planeta explota. Siempre hace falta un peligro para que aparezca un salvador.

Mientras ellos acaparan no solo riquezas sino espacios, son propietarios de islas, mansiones, extensiones que equivalen a países o Estados, ¿cómo pueden sostener moral y matemáticamente que sobran humanos? Si realmente fuera así, los que están de más son ellos.

taro aso - club bilderberg

Perdidos. Los planes secretos del Club Bilderberg (págs 209-214)

Según sus cuentas, a ellos les sobran personas porque tienen contabilizada la cifra de esclavos que necesitan para producir, trabajar y consumir, es decir, para su gobierno mundial. Les sobran los ancianos porque reciben una pensión y ya no trabajan, les sobran los disminuidos psíquicos y físicos, los enfermos. Les sobran los pobres.

 

Guerra Fría global

La Guerra Fría nunca terminó o más bien se ha metamorfoseado en la Guerra Fría global. Las grandes potencias de entonces, Estados Unidos, la URSS y Gran Bretaña, que establecieron un nuevo mapa geopolítico de forma arbitraria, siguen pugnando por las zonas de influencia, por el statu quo. Dividieron el planeta en bloques milimétricamente detallados en el Tratado de Yalta. Territorios que fueron anexionados, repartidos con la única lógica de que fueran generadores de conflictos continuos, a los que se les esquilmaba la riqueza al mismo tiempo que se les endeudaba.

Muy pocas personas saben que la guerra es un negocio. Tenemos guerras en Afganistán, Pakistán, Irak, Somalia, Siria, Libia, Israel, Palestina, Turquía, el Congo, etcétera. De una manera u otra, todas las superpotencias están implicadas en la guerra, ¿y no es esto una guerra internacional? Tenemos desplegadas las fuerzas de la OTAN y la ONU por tantos puntos del planeta que es inevitable hablar de guerra mundial.

Guerra informativa, ciberguerra, sanciones comerciales y políticas, ataques a los satélites de países opuestos que paralizan las redes informáticas de los principales bancos y canales de televisión, guerra por todas partes. Tambores que comenzaron con el origen del mundo y que pararán, ¿cuándo?