tercera guerra mundial atentado paris

La excusa para la Tercera Guerra Mundial será la religión

Debido a los acontecimientos de barbarie de los últimos días, semanas y meses, quiero compartir contigo el final del tercer capítulo de Perdidos, La Tercera Guerra Mundial, en el que reflexiono si la excusa para la guerra será la religión:

 

¿No estamos ya en guerra? En una sola guerra con varios frentes como Afganistán, Pakistán, Irak, Somalia, Siria, Libia… Y no nos olvidemos de Israel, Palestina, Turquía, el Congo, etcétera. De una manera u otra, todas las superpotencias están implicadas en la guerra, ¿y no es esto una guerra internacional? Tenemos desplegadas las fuerzas de la OTAN y la ONU por tantos puntos del planeta que es inevitable hablar de guerra mundial. Pero aún será más grave. Durante mucho tiempo he pensado que Irán podría ser el detonante de esta Tercera Guerra Mundial, pero solo los amos del poder saben cuándo y dónde apretarán el botón.

De momento parece claro que vamos directos a la guerra, que fue declarada oficialmente en 2001 por el entonces presidente George W. Bush contra el «terrorismo internacional» tras el atentado a las Torres Gemelas. Algunos autores hablaron entonces de autoatentado. Afirmaban que Estados Unidos se había atacado a sí mismo para disponer de una excusa con la que declarar la guerra a Irak. Pero en realidad no fue el gobierno estadounidense, sino una facción de este, el gobierno invisible de los amos del poder.

 

 

El poeta Charles Baudelaire escribió: «La más hermosa de las jugadas del diablo es persuadirte de que no existe». Precisamente esa ha sido durante mucho tiempo la victoria de Bilderberg, hacernos creer que su existencia como gobierno invisible era pura ficción. Pero ahora su rostro está desvelado. Ahí están sus miembros, sus acciones y sus botines de guerra. Con estos datos ya pueden comenzar a recuperar el rumbo perdido. Dijo el genial físico Albert Einstein: «No sé cómo será la Tercera Guerra Mundial, pero la Cuarta será con piedras y lanzas».

Lo que sí veo claro es que los mercaderes harán una guerra religiosa. La defensa de la religión como excusa, ya sea esta la religión ecológica o la religión humana. Europa tiene que reaccionar. Europa no estaba dormida, estaba muerta y parece que está despertando. Hay señales de esperanza, pero la guerra nos acecha, está amenazando con desencadenarse cualquier día y los bandos están armándose. No seamos ingenuos, no creamos que no van a hacerla estallar el día menos pensado, porque ocurrirá.

Organicemos nosotros, el pueblo del planeta, la Cuarta Guerra Mundial. Que sea una guerra donde las armas sean los hechos que han cometido y cometen estos criminales contra la vida en todos sus aspectos. Que se juzgue su maldad e iniquidad, que se juzguen sus muertes masivas ejecutadas en nombre de sus falsos dioses (el dios dinero, el dios mercado, el dios de la superpoblación…). Que se juzguen sus mentiras, sus complots, sus maquinaciones, sus tergiversaciones de la historia, sus guerras genocidas y económicas, sus guerras espirituales. Sus robos y saqueos. Sus secretos —como denunció Kennedy—, sus ataques a la libertad individual y comunitaria. Sus palabras asesinas, sus odios. Su aplastante maquinaria contra los derechos humanos y la democracia. Esa es nuestra guerra. Esa es nuestra lucha. Nuestro ejército: todos los seres humanos de la Tierra.

 

Fuente imagen cabecera: AFP (Agence France-Presse)
papa francisco en cuba

El Papa Francisco y la Tercera Guerra Mundial

¿Te has planteado por qué dice el Papa Francisco que “el mundo vive en una atmósfera de Tercera Guerra Mundial”? En este artículo vamos a intentar arrojar algo de luz a estas declaraciones del Papa, que no son las primeras que realiza sobre este tema. Lo ha advertido en misas y en cementerios.

En mi libro Perdidos escribí que Bilderberg es «una máquina altamente eficiente que combina operaciones militares, diplomáticas, de inteligencia, económicas, científicas y políticas»[1].

Hace cinco años advertí públicamente en un programa de la cadena de televisión Telecinco que Bilderberg estaba buscando la III Guerra Mundial, pero los periodistas presentes en el debate se echaron a reír. Hoy ninguno se reiría. Voy a buscar el vídeo entre mis archivos para colgarlo en el blog.

Como sabes, a finales del pasado año conocimos la noticia de la intermediación del Papa Francisco entre EE.UU. y Cuba en relación al bloqueo que mantenía el primero sobre el país caribeño desde hacía más de medio siglo. Unas reuniones secretas que vieron la luz y que han llevado al pontífice a visitar Cuba y EE.UU. estos días.

“Creo que el mundo tiene sed de paz, por las guerras, los migrantes, la gente que escapa de conflictos y muerte”

Cualquiera de nosotros suscribiría estas palabras del Papa Francisco. Pero desde que el mundo es mundo uno de los mayores negocios, sino el que más, es el negocio de la guerra. Y tanto es así que a la fórmula de financiar a ambos bandos de una guerra se la conoce como fórmula Rothschild: ese ente ahora conocido como “los mercados” financia las armas de un bando y de otro para que hagan la guerra y, más tarde, el pueblo derrotado tenga que recurrir a la financiación de los mercados para su reconstrucción ladrillo a ladrillo.

“El mundo necesita reconciliación en esta atmósfera de tercera guerra mundial por etapas que estamos viviendo”

Acerca de estas declaraciones del Papa me retrotraigo al artículo publicado en El Confidencial el 3 de junio del año pasado, titulado como “Bilderberg 2014: estos son los planes de los poderosos para el mundo (y para España)” en el que declaré que en Bilderberg 2014 “gran parte de las conversaciones han girado en torno a posibles conflictos armados en Rusia, China y Oriente Medio”, por ello,  “lo que han consensuado es que de aquí a unos meses o un año va a haber una gran reestructuración militar, económica y comercial originada por un cambio importante en la historia del mundo: un conflicto bélico de grandes dimensiones”.

Solo tienes que encender la televisión, conectarte a la radio, entrar en internet o leer un periódico para darte cuenta que estamos inmersos en la Tercera Guerra Mundial. Hay conflictos en todas las partes del mundo: Asia, Oriente Medio, Sudamérica, África… Tenemos las tropas de la ONU desplegadas por todo el mundo. Pero fíjate en el dato: el Papa habla de una “tercera guerra mundial por etapas”. ¿Te suena?

Tal y como publiqué en Perdidos y te conté en este blog hace ya algún tiempo, la actual guerra mundial no es como la que conocemos, sino que está dividida en tres fases:

Primera fase: la guerra sutil y discreta

El objetivo de esta guerra sutil y discreta, lanzado desde frentes como la cultura, la enseñanza, la comunicación, el ocio, etc., es adiestrarnos negativamente con el fin de deshumanizarnos y convertirnos en esclavos; sus esclavos. Pretenden que todos y cada uno de nosotros sintamos lo mismo ante los temas que llevan a las portadas de sus medios de comunicación de masas.

Segunda fase: la guerra económica y psicológica

Para los amos del mundo, la guerra es un instrumento de organización social. La crisis es una guerra económica para establecer una esclavitud humana más sofisticada, acorde a su concepto de sociedad global que ellos mismos nos están imponiendo. Los que antes eran ricos, ahora lo son aún más mientras la mayoría del planeta se empobrece. Y para ello no han dudado en hacer caer a algunos de sus peones como Dominique Strauss Kahn o Rodrigo Rato. La táctica ha sido eliminar a un determinado número de corruptos para dejarlo en manos de un número de corruptos aún más reducido. Ahí tienes la explicación por la que, de la noche a la mañana, cual trueno en el cielo que perturba el silencio y la oscuridad de la noche, se produjera el ataque a ciertas personas e instituciones que tiempo atrás parecían intocables.

Tercera fase: la guerra mundial clásica

Lo ocurrido en la entrega del Nobel de la Paz a Obama es un hecho sin precedentes, pues nunca antes ninguno de los galardonados aludió a la necesidad de una guerra en un momento en el que se recoge un premio por una supuesta contribución a la paz. Obama nos habló de la “guerra justa”.

¿Y cómo se crea una guerra justa?

Planteamos la amenaza de un peligro del que hay que defenderse. Entonces, mediante la propaganda lanzada desde los medios de comunicación, se persuade a los ciudadanos de que esa es la única solución, se maquillan las causan, se delimitan y catalogan los enemigos, se tergiversan los datos, el conocimiento, las emociones, los sentimientos, la historia y se extiende el miedo y el odio en el último paso hacia la guerra. Así unos mueren, otros huyen de sus territorios, otros se enriquecen (vuelvo a hacer referencia a la fórmula Rothschild) y otros reciben Nobeles sin haber hecho nada para merecerlos. Bueno, sí, llevar a cabo las órdenes.

 

Sería una ilusa por mi parte pensar que estas declaraciones de Francisco sobre la Tercera Guerra Mundial por fases sea porque ha leído Perdidos. Lo que sí me queda es que, al igual que yo, el Papa se ha dado cuenta de esta guerra y lo declara. Muchos de mis lectores me contáis que antes la negaban y ahora sois conscientes de ella.

La III Guerra Mundial, como advierto en Perdidos, solo podría ocurrir entre Occidente y el Islam.

Y tú, ¿piensas que estamos en la Tercera Guerra Mundial?

 

[1] Perdidos ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, página 55

Fuente imagen de cabecera: infobae.com
De izquierda a derecha, el presidente Ford, José María de Areilza, Henry Kissinger y don Juan Carlos conversan en la Casa Blanca en 1976, bajo la mirada del embajador Wells Stabler. / CORTESÍA DE GALAXIA GUTENBERG / CÍRCULO DE LECTORES

Bilderberg, el Rey Juan Carlos y la democracia española (II parte)

Segunda entrega sobre la relación entre la coronación como rey de Juan Carlos de Borbón y el Club Bilderberg. ¿Te perdiste la primera?

 

Tras leer el amplio análisis que le había enviado el embajador Wells Stabler el 10 de marzo de 1976 acerca de la situación en España, Kissinger le trasmite la opción que deben defender:

“Nuestra posición: apoyar al Rey y su gabinete es la mejor [opción] teniendo en cuenta la situación actual”.

Pero “si aumenta la violencia y la polarización y el proceso da señales de estar fracasando, deberíamos empezar a pensar en valorar una gama de posibilidades más amplia […] Mientras que algunos [en Washington] creen que nuestra mejor opción podría ser volcarnos de manera más firme en la democratización, el pensamiento general es que aún es demasiado pronto para llegar a ninguna conclusión en este momento”.

El Bilderberg Kissinger, el artífice en la sombra de la I Transición Española, cree que una “democratización acelerada podría hacer estallar la olla”. Él prefiere ir paso a paso, observando de cerca cómo se desarrollan los acontecimientos y guardándose otras opciones en la manga en caso de que la carta a la que ha hecho la gran apuesta (Juan Carlos de Borbon) resulte un fiasco.

Su subordinado Stabler se reúne frecuentemente con el Rey, que le va informando fielmente de todo lo que se cuece en la corte.  De hecho, el informe que envió a Kissinger está escrito y enviado nueve días después de su última reunión con él. Juan Carlos acababa de realizar su primera visita oficial a Cataluña, un acto que le deja un buen sabor de boca “por la participación de tantos jóvenes”. Sin embargo, el monarca está inquieto. Observa con preocupación la lentitud en que caminan las reformas que quiere poner en marcha y advierte con angustia que “la oposición y los grupos políticos clandestinos parecen estar haciendo muchos progresos de organización […]. No puede decirse de lo mismo de los grupos que están dentro del sistema”.

1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (1)

Documento enviado a Henry Kissinger tras la 1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (1/4)

1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (2)

Documento enviado a Henry Kissinger tras la 1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (2/4)

1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (3)

Documento enviado a Henry Kissinger tras la 1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (3/4)

1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (4)

Documento enviado a Henry Kissinger tras la 1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (4/4)

El Rey le cuenta al embajador Stabler que, para él, la personalidad más problemática es la del Ministro de Economía, Villar Mir, y le confía que su retraso “en elaborar un programa económico puede ser perjudicial”. De nuevo, pone el futuro de España en manos de EEUU: “Espero que EEUU haga todo lo que esté en su mano para ayudarnos”, le pidió una vez más a Stabler. Y la ayuda no se hace esperar, pues poco antes de finalizar ese mismo año de 1976, una comitiva encabezada por el ministro aterriza en Washington a la búsqueda de los consejos y asesoramientos del equipo de Kissinger que lleven a España a solucionar su situación financiera y a renegociar la deuda externa.

La visita oficial a EEUU fue la primera que el monarca hizo a un país extranjero y fue entonces cuando el Rey aprovechó para confirmarle a Kissinger que había decidido prescindir de Arias Navarro.

Poco después, ya en España, en otra de sus citas con el embajador Stabler, le informó “confidencialmente que el presidente Suárez junto a Pío Cabanillas y Ricardo de la Cierva estaban tratando de desarrollar un partido de centro”, a lo que agregó que “no sabía si era bueno o malo que los miembros del Gobierno participaran activamente en los partidos políticos”. El embajador le contaba a Kissinger en su nota cuál había sido su respuesta: “el verdadero problema era mantener un presidente que no ha sido elegido”. ¿Es el comienzo de las hostilidades contra Suárez?

Descarga el documento en el que hablaban sobre Suárez.

El 23 de noviembre llega un nuevo documento confidencial desde Washington. Kissinger le pide a Stabler que le haga llegar su felicitación de manera oral y personal al Rey. Quería decirle que estaba “encantado por el gran logro de obtener el visto bueno de las Cortes para la reforma parlamentaria […]. Está claro que tu juicio y determinación han sido decisivos […] y estoy seguro que esas cualidades, unidas al dinamismo de los españoles, te permitirán completar la construcción de la nueva España”.

1ª felicitacion de Kissinger al Rey (1)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (1/3)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (2)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (2/3)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (3)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (3/3)

El mensaje oral acababa así: “Me reuniré con tu emisario en México”. ¿Quién era este misterioso emisario real? Quienes ya hayan leído Los planes del Club Bilderberg para España lo conocen muy bien, como también saben que era un modo de comunicación fuera de las vías legales establecidas para el Rey.

De nuevo, tras la celebración del referéndum del 16 de diciembre en el que se aprobó la ley de reforma parlamentaria, el niño mimado de Kissinger recibió sus bendiciones: “Quiero que el Rey sepa lo felices que estamos por la gran aceptación popular que tiene su proyecto para modernizar el sistema político […] El Rey debe ser consciente del gran respeto que tengo por su papel de liderazgo en un momento crucial de la historia y mi convicción de que sus próximos éxitos darán grandes beneficios a España y sus amigos”.

2ª felicitación de Kissinger al Rey (1)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (1/3)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (2)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (2/3)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (3)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (3/3)

¡Grandes beneficios a sus amigos! ¡Que interesadas son determinadas amistades!

Juan Carlos no esperó y enseguida pidió a Stabler que le enviara un mensaje a Kissinger:

“España debe tener un amigo fiable y verdadero y EEUU es ese amigo”.

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (1)

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (1/3)

 

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (2)

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (2/3)

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (3)

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (3/3)

Stabler concluye el cable así: “Como sabes, el Rey valora profundamente la relación que ha tenido contigo y está preocupado por la necesidad de mantener una relación cercana con la nueva administración. Sé que él estaría muy agradecido si pudieras allanar el camino”.

Descarga la respuesta a Stabler.

¿Qué piensas? ¿Le ayudó o no?

 

Imagen de cabecera: De izquierda a derecha, el presidente Ford, José María de Areilza, Henry Kissinger y D. Juan Carlos conversan en la Casa Blanca en 1976, bajo la mirada del embajador Wells Stabler. / CORTESÍA DE GALAXIA GUTENBERG / CÍRCULO DE LECTORES  para El Pais.
rey juan carlos de borbon y henry kissinger

Bilderberg, el Rey Juan Carlos y la democracia española (I parte)

La intensa y secreta relación entre Juan Carlos de Borbón y Henry Kissinger, Secretario de Estado de EEUU y Bilderberg de alto grado, logró finalmente que el joven heredero fuera coronado Rey de España. Una vez asentado en el trono, la colaboración entre el arquitecto del Nuevo Orden Mundial y el monarca fue continua hasta el día de su abdicación, el 2 de junio de 2014.

Como ejemplo de esta íntima conexión podemos leer este documento desclasificado, fechado el 26 de octubre de 1976, en el que Kissinger escribe a su embajador en Madrid, Wells Stabler, para que éste le transmitiera su agradecimiento al Rey Juan Carlos por “la confianza que demuestra en EEUU haciendo una evaluación tan sincera y convincente de la situación actual”. O sea, el Bilderberg le agradecía el hecho de que lo mantuviera informado en todo momento de los detalles sobre España que le convenía conocer. Quienes ya habéis leído Los planes del club Bilderberg para España estaréis recordando la palabra que usó Juan Carlos en una conversación previa con Kissinger cuando se lanzó a sus brazos sin medida. Lo que no sé si sabéis es que se trata de una palabra masónica por excelencia. “Keystone” significa “piedra angular” está copiada del Antiguo Testamento, texto donde algunos profetas se refieren a Cristo como la piedra angular del nuevo templo del Reino que iba a venir. Juan Carlos podría haber usado otra palabra, pero utilizó esa.

Kissinger agradece al Rey su confianza (1)

documento 1/3

 

Kissinger agradece al Rey su confianza (2)

documento 2/3

Kissinger agradece al Rey su confianza (3)

documento 3/3

En este documento, Kissinger también le traslada a Juan Carlos que está de acuerdo con él en “su convicción de la necesidad de promover con cautela el desarrollo de todas las fuerzas políticas para mantener a los extremistas de derechas e izquierdas bajo control”. Y añade que en cualquier caso, “el Rey no debería dudar nunca de trasmitirme si desea que EEUU diga o haga algo concreto”. Como vemos, el objetivo es el control de España por parte del Bilderberg.

La promoción y ayuda que Kissinger, que en aquel momento era el todopoderoso Secretario de Estado de EEUU, había prestado a Juan Carlos para su coronación era seguido muy de cerca por él y sus colaboradores, entre ellos la CIA, pues el fracaso de su asentamiento significaría perder el control de España. Como buen Bilderberg, para Kissinger, el mayor peligro estribaba en el posible ascenso del Partido Comunista aunque también se preveía la posibilidad de una revuelta militar o golpe de estado por parte de los franquistas.

juan carlos de borbon y henry kissiger

Imagen: www.alertadigital.com

Es por ello que Kissinger se convierte en el principal consejero de Juan Carlos, en su guía, no solo antes de la proclamación real sino después. El 10 de marzo de 1976, el embajador Stabler le presenta a su jefe un extenso análisis acerca de cuál debería ser la política de EEUU en España durante los próximos dos años. Respecto a la monarquía, ¿qué ocurriría si los planes se tuercen?

Nuestro análisis es que el Rey y el Gobierno de España han empezado bien y que su éxito es posible aunque no está para nada asegurado, leemos en el documento desclasificado. La contradicción inherente de pedirle a las instituciones franquistas que se transformen por sí mismas en algo completamente distinto sugiere que habrá problemas.

Y es que Stabler considera que la voluntad de Juan Carlos de introducir la democracia en España contando con los antiguos líderes franquistas conlleva un peligro asegurado.

EEUU apoya a la corona y el Gobierno en su camino hacia la evolución política […] el principal problema, si las cosas van mal, es qué debería hacer EEUU.

El embajador y coordinador de los agentes de la CIA en España concluye que hay dos opciones. La primera aceptar un hipotético régimen militar “que mantenga el orden público y elimine a los comunistas”. Recordemos el régimen militar que gobernó Chile, con la jefatura de Pinochet, tras el golpe de estado en el Chile de Allende ideado por Kissinger. Y la segunda, “actuar antes de que el proyecto empiece a dar muestras de estar fallando”. En ese hipotético caso, el Departamento de Estado y la CIA, coordinados por el todopoderoso Bilderberg Henry Kissinger tendrían que hacer lo siguiente, según el análisis de Stabler:

Concentrar todo nuestro peso en que se dé un paso decisivo hacia la construcción de unas instituciones democráticas fuertes” y “dar prioridad al centro [político] pero al mismo tiempo impulsar el desarrollo de un sector socialdemócrata que compita directamente con los comunistas (y no de pie a que formen un frente común).

¿Os recuerda a algo que haya ocurrido en la historia reciente de España?

Continuará

 

Imagen de cabecera: www.elperiodicodearagon.com
Felipe VI en la ONU

Felipe VI, el Club Bilderberg, Obama y el cambio climático

El nuevo monarca español, Felipe VI, ha estado en la ONU recientemente, el pasado 23 de septiembre, con motivo de la Cumbre por el Cambio Climático y, además, fue uno de los cuatro mandatarios que tuvo el honor de reunirse en privado con el presidente de EEUU, Barack Obama. ¿Qué tenían que decirse y por qué recibió una invitación tan especial?

Felipe VI y Obama en la ONU

Fuente: http://www.publico.es

(* No paséis por alto las dos cosas que os subrayo en esta imagen: la palabra consenso, todo en Bilderberg se hace con consenso; y el anuncio de Greenpeace. Nada es casual)

En los últimos años su prestigio ha decrecido debido a sus escándalos, pero la familia real española ha gozado siempre de una enorme popularidad y se la ha considerado un ejemplo intachable de cómo debieran ser y comportarse los más altos representantes de un país. Es por ello que la Reina Sofía fue la persona designada por el Club Bilderberg para inaugurar la reunión anual del Club en Turquía en el año 2007. Una institución con la que la Reina tiene una relación muy fluida y especial, no en vano ha asistido en numerosas ocasiones.

En 1991 en Baden-Baden, en 1994 en Helsinki, en 1996 en Toronto, en 2001 en Gotemburgo y en 2005 en Rottach-Egern, son las reuniones sobre las que el departamento de prensa de la Casa Real me informó en 2004. Pero las cosas han cambiado desde entonces y el pasado verano cuando volví a telefonear al citado departamento me encontré con la negativa tajante a recibir ningún tipo de información.

Reina Sofia inaugura reunion Club Bilderberg Turquia

Fuente: http://www.20minutos.es

Tanto han cambiado las cosas que hemos visto pasar la presidencia del Club Bilderberg del aristócrata belga Étienne Davignon al CEO de AXA, el noble francés Henry de Castries. ¿Tienes contratado un seguro con AXA? Yo no.

Además, hemos asistido a la abdicación de los reyes belgas, holandeses y españoles en favor de sus herederos y a la irrupción del líder y supuesto salvador del mundo, Barack Obama. Las piezas del tablero de ajedrez cambian, pero la partida sigue siendo la misma.

Tan solo unos días después del encuentro de Felipe VI con Ana Patricia Botín, que ya ha participado en dos de las reuniones del Club Bilderberg (2009 y 2010), el Rey asistió a un acto plagado de bilderbergers en la ONU (no olvidar que los terrenos sobre los que se levanta la ONU fueron cedidos por David Rockefeller, el alma del imperio Bilderberg) con toda la pomposidad que a nuestros amigos del Club les gusta mostrar, incluyendo, entre otros, a actores de la talla de Leonardo di Caprio (recuerden que ya he narrado en mis obras cómo nos intentan manipular desde muchos entes, uno de ellos la industria cinematográfica y los celebrities. Es más fácil creer a nuestro actor favorito que a un político. Prevénganse contra esta trampa sutil).

Felipe VI y Ana Patricia Botin

Fuente: http://www.larazon.es

Cumbre por el Cambio Climático, un tema, el del calentamiento global, que ya denuncié en mi anterior obra ‘El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo’, que desapareció del mercado, como muchos de vosotros ya habéis comprobado.

“¿Acaso no has aprendido que los ciudadanos creerán cualquier cosa que les digamos siempre que utilicemos el miedo como arma de control social? ¿No sabes quiénes somos? Somos los amos del mundo, nosotros tenemos el control de los medios de comunicación masivos, podemos decir lo que queramos porque la mentira más grande repetida cien veces se convierte en realidad”. – Pág. 241 ‘El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo’.

El cambio climático está revestido como si de una religión se tratara y a quien duda de ella se le considera un hereje. Pusieron al frente a Al Gore, le dieron un Premio Nobel y su documental Una verdad incómoda recibió un Óscar, a pesar de la opinión discrepante que tienen los científicos más reputados sobre el tema y que no trabajan bajo la influencia de la ONU, tales como Ian Clark (paleoclimático Ártico), Philip Stott (Departamento de Biogeografía de la Universidad de Londres), Tim Ball (Departamento de Climatología de la Universidad de Winnipeg). Entre otros, ellos denunciaron la gran estafa que supone “el calentamiento global provocado por el hombre”, que explico en mi anterior obra, ya citada.

“Así que miramos los registros de bloques de hielo de Vostock y vemos que la temperatura aumentó cuando salimos de una glaciación y luego vemos que el CO2 también aumenta pero con un retraso de 800 años. Así que la temperatura se adelanta al CO2 unos 800 años. El CO2 no puede estar causando los cambios de temperatura porque es un producto, sigue a los cambios de temperatura” – Profesor Ian Clark.

El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo (Absalon)

Según pretenden vendernos, “el cambio climático provocado por el hombre” se ha convertido en el responsable de la mayor parte de los males del mundo, pero numerosos científicos demuestran que no es así.

En los mass media se culpa de los huracanes, erupciones volcánicas y otras catástrofes naturales al calentamiento global producido por el CO2, pero ya hemos visto que en el pasado, cuando no había fábricas, vehículos y tecnología, el clima era también cambiante y provocaba estragos en la naturaleza. Respecto al cambio climático, los alineados a las ideas de Bilderberg no nos proporcionan información sino pura propaganda. Al público le encantan los dramas. Si leen que el clima es normal, que se estabiliza por sí mismo, no hay historia, ¿qué publican los periódicos si no tienen noticias que contar? Pero si se propaga que el mundo puede morir abrasado ya hay noticia.

Además, hoy día, el ser humano no puede hacer nada por impedir la erupción de un volcán, la irrupción de un tsunami, un tornado o un  huracán. No tenemos tecnología para hacerlo. Nuestro planeta es una bola de tierra y mar en mitad de una galaxia y, por tanto, recibe la influencia de todo lo que ocurre en esa inmensidad del cosmos. ¿Hay algo que podamos hacer realmente? Entonces, ¿en qué consiste esa lucha contra el cambio climático? ¿Qué han hecho desde la ONU? En este campo, una vez más se trata de dinero y de miedo, como explicaré en un próximo artículo.

Por cierto, la reunión privada entre Obama y Felipe VI se celebró en el Hotel Waldorf Astoria, donde se hospedaba la realeza y aristocracia europea del siglo XX en sus viajes a EEUU y donde el Príncipe Bernardo de Holanda recibía llamadas de mujeres “de moral distraída” (como relato en Perdidos en la conversación que mantuve con François Houtart en 2011, cuando fui la única española invitada a La Feria Internacional del Libro de La Habana para dar una conferencia sobre Bilderberg).

Felipe VI, el Club Bilderberg, Obama y el cambio climático. Seguro que en el futuro seguiremos oyendo hablar mucho de ellos. Y algunos periodistas seguiremos denunciando sus falacias.

 

Imagen de cabecera: http://www.elconfidencial.com