bilderberg tercera guerra mundial - atentado niza

Niza: enclave de la «guerra justa»

¿Será el terrible suceso de Niza (el atentado en Niza como dicen los mass media) un episodio más de la Tercera Guerra Mundial de Bilderberg?

 

¿Por qué entonces el presidente Obama habla de la «guerra justa»? (al recoger el Nobel de la Paz). En una coyuntura internacional como la actual defendía la necesidad de la guerra para entrar en un periodo de paz. Teniendo como referencia, en este caso, el concepto de paz del imperio Bilderberg, que no es otro que el sometimiento de todos los seres humanos a su sistema. Primero una guerra sutil, después una guerra económica y psicológica y, finalmente, la clásica (pica en los enlaces si no conoces cómo funcionan estas tres etapas de la Tercera Guerra Mundial)[1].

El 5 de junio de 2010 me entrevistaron en un programa de debate de la cadena de televisión Telecinco donde reiteré que uno de los objetivos de Bilderberg era la Tercera Guerra Mundial. Los contertulios se rasgaron las vestiduras e intentaron desacreditarme. Seis años después el mundo entero está en guerra. Ya no soy la única que habla de una Tercera Guerra Mundial; incluso el Papa Francisco lo hace.

Hoy, tras los lamentabilísimos hechos ocurridos en la noche de ayer en Niza, estamos empezando a escuchar, una vez más, discursos políticos que a los que me seguís o me leéis os sonarán.

Así, por ejemplo, a primera hora de la mañana los españoles hemos tenido la oportunidad de ver en directo el discurso del Presidente en funciones, Mariano Rajoy, del que rescato este titular del diario ABC:[2]

 

 

¿No te suena haber escuchado o leído algo parecido antes?

 

 

Estas eran las palabras que recogía la periodista Noelia Ramos, también en el diario ABC[3], en este caso, del 12 de octubre de 2008; palabras pronunciadas por el entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, para anunciar al mundo que estábamos en una crisis global. Lo que no nos contaba es que dicha crisis fue planeada por ellos mismos y que fue objeto de debate en Bilderberg 2006, donde estuvo presente Pedro Solbes, ministro de Economía de la era Zapatero que, llegada la crisis, la negaba.

 

*(VÍDEO DE SOLBES NEGANDO LA CRISIS EL 3 DE JUNIO DE 2008 EN RNE)*

 

Este es solo un ejemplo de cómo Bilderberg ha logrado extrapolar su lenguaje a la población a través de los medios de comunicación que controla. Asistimos al manejo del lenguaje como instrumento para la instauración del pensamiento único. Global, derechos humanos, justicia, educación, progreso… Bilderberg utiliza un lenguaje sentimentalista, que estimula la emotividad, con grandes y elevados propósitos tras los que se esconde su verdadera razón de ser: imponer las mismas leyes, es decir sus leyes, a personas tan diferentes y con distintas tradiciones culturales como los orientales y los occidentales, los indios y los chinos, los germanos y los españoles. Se antoja una labor imposible sin la utilización de la mentira, la persuasión y la fuerza[4]. Ya lo avisó el banquero Paul Warburg (1896-1969):

 

“Guste o no guste, tendremos un gobierno mundial. La única pregunta es si se logrará mediante imposición o por consentimiento”

 

Por encima de todas las estrategias y tácticas que está utilizando el imperio Bilderberg, ¿cuál es el dispositivo absoluto por el que impone su poder? La guerra. Desde el origen del mundo, la fuerza bruta es el mecanismo por el que el más fuerte, o grupos débiles que unidos adquieren fuerza, dominan a otras tribus menos estructuradas o más pacíficas. Pero ¿es posible recurrir a ella en sociedades que aseguran salvaguardar la paz y la ley del derecho? Sí, cuando se plantea la amenaza de un peligro del que hay que defenderse. Entonces, mediante la propaganda lanzada desde los medios de comunicación, se persuade a los ciudadanos de que esa es la única solución, se maquillan las causan, se delimitan y catalogan los enemigos, se tergiversan los datos, el conocimiento, las emociones, los sentimientos, la historia y se extiende el miedo y el odio en el último paso hacia la guerra[5].

 

Y un ejemplo de cómo se lleva a cabo todo esto desde los mass media lo hemos tenido esta mañana en el programa Espejo público del Grupo A3 Media, donde hemos podido ver y escuchar a periodistas como Alfonso Rojo o a ex generales del ejército fomentando la islamofobia al decir que “todos estos actos tienen un elemento común: el Islam; y ahí es donde hay que meter el cuchillo”.

 

Tercera Guerra Mundial Bilderberg

Fuente imagen: perfil de Twitter de Francisco Marhuenda

 

Al final, tal y como he contado en innumerables ocasiones, el trasfondo de todo esto no es más que dinero y poder. El divide y vencerás siempre ha sido y será un arma muy efectiva. Así actúan los manipuladores en Oriente y Occidente, generando guerras civiles, armadas o dialécticas, e infiltrándose en ambos bandos para que el odio nunca recaiga (fundamental para eternizar el conflicto) y los beneficios (económicos y de poder) acaben en sus manos[6].

Por ello, hay que luchar para que la verdad florezca frente a la ignorancia y la mentira. Su guerra va en serio. Se trata de tu futuro, el de tus hijos y nietos. El futuro del ser humano. No podemos permanecer impasibles mientras experimentan para ponderar hasta dónde o cuánto aguantamos.

 

 

 

Fuente imagen cabecera: EFE

 

[1] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, pág. 205

[2] http://www.abc.es/espana/abci-rajoy-ofrece-francia-intensa-colaboracion-espana-ante-amenaza-global-terrorismo-201607150920_noticia.html

[3] http://www.abc.es/20081012/economia-economia/reconocemos-esta-seria-crisis-200810120528.html

[4] Los amos del mundo al acecho, pág. 53

[5] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, págs. 206 – 207

[6] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, pág. 35

tercera guerra mundial atentado paris

La excusa para la Tercera Guerra Mundial será la religión

Debido a los acontecimientos de barbarie de los últimos días, semanas y meses, quiero compartir contigo el final del tercer capítulo de Perdidos, La Tercera Guerra Mundial, en el que reflexiono si la excusa para la guerra será la religión:

 

¿No estamos ya en guerra? En una sola guerra con varios frentes como Afganistán, Pakistán, Irak, Somalia, Siria, Libia… Y no nos olvidemos de Israel, Palestina, Turquía, el Congo, etcétera. De una manera u otra, todas las superpotencias están implicadas en la guerra, ¿y no es esto una guerra internacional? Tenemos desplegadas las fuerzas de la OTAN y la ONU por tantos puntos del planeta que es inevitable hablar de guerra mundial. Pero aún será más grave. Durante mucho tiempo he pensado que Irán podría ser el detonante de esta Tercera Guerra Mundial, pero solo los amos del poder saben cuándo y dónde apretarán el botón.

De momento parece claro que vamos directos a la guerra, que fue declarada oficialmente en 2001 por el entonces presidente George W. Bush contra el «terrorismo internacional» tras el atentado a las Torres Gemelas. Algunos autores hablaron entonces de autoatentado. Afirmaban que Estados Unidos se había atacado a sí mismo para disponer de una excusa con la que declarar la guerra a Irak. Pero en realidad no fue el gobierno estadounidense, sino una facción de este, el gobierno invisible de los amos del poder.

 

 

El poeta Charles Baudelaire escribió: «La más hermosa de las jugadas del diablo es persuadirte de que no existe». Precisamente esa ha sido durante mucho tiempo la victoria de Bilderberg, hacernos creer que su existencia como gobierno invisible era pura ficción. Pero ahora su rostro está desvelado. Ahí están sus miembros, sus acciones y sus botines de guerra. Con estos datos ya pueden comenzar a recuperar el rumbo perdido. Dijo el genial físico Albert Einstein: «No sé cómo será la Tercera Guerra Mundial, pero la Cuarta será con piedras y lanzas».

Lo que sí veo claro es que los mercaderes harán una guerra religiosa. La defensa de la religión como excusa, ya sea esta la religión ecológica o la religión humana. Europa tiene que reaccionar. Europa no estaba dormida, estaba muerta y parece que está despertando. Hay señales de esperanza, pero la guerra nos acecha, está amenazando con desencadenarse cualquier día y los bandos están armándose. No seamos ingenuos, no creamos que no van a hacerla estallar el día menos pensado, porque ocurrirá.

Organicemos nosotros, el pueblo del planeta, la Cuarta Guerra Mundial. Que sea una guerra donde las armas sean los hechos que han cometido y cometen estos criminales contra la vida en todos sus aspectos. Que se juzgue su maldad e iniquidad, que se juzguen sus muertes masivas ejecutadas en nombre de sus falsos dioses (el dios dinero, el dios mercado, el dios de la superpoblación…). Que se juzguen sus mentiras, sus complots, sus maquinaciones, sus tergiversaciones de la historia, sus guerras genocidas y económicas, sus guerras espirituales. Sus robos y saqueos. Sus secretos —como denunció Kennedy—, sus ataques a la libertad individual y comunitaria. Sus palabras asesinas, sus odios. Su aplastante maquinaria contra los derechos humanos y la democracia. Esa es nuestra guerra. Esa es nuestra lucha. Nuestro ejército: todos los seres humanos de la Tierra.

 

Fuente imagen cabecera: AFP (Agence France-Presse)
paris y la tercera guerra mundial

París y la Tercera Guerra Mundial

Los que hace años reían, la noche del pasado viernes al sábado se llevaban las manos a la cabeza. Bueno, sé que no todos. Son varios años y obras tratando el tema de la Tercera Guerra Mundial, y son muchas las personas, algunas de ellas periodistas al servicio del imperio Bilderberg, intentando desacreditarme. Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Ha sido abrumador constatar que mientras desde las redes sociales, Twitter sobre todo, el mundo entero se hacía eco de este nuevo episodio de guerra en suelo de parisino, los mass media españoles seguían a lo suyo, con sus programas de imitaciones, programas rosas y películas. Y mientras, el pueblo clamando contra ellos porque quería información. Un ejemplo más de que en los medios no tenemos lo que queremos; el que los consume, elige entre lo que le ponen por delante. Las únicas excepciones fueron 13TV y el Canal 24 horas de RTVE.

Tras la tragedia sucedida en París, quiero hoy compartir algunas líneas que encontrarás en Perdidos pues considero que son pertinentes:

 

«La guerra no determina quién tiene razón, solo quién muere.» Bertrand Russell (1872-1970), filósofo, matemático y escritor inglés.

 

En Europa han convivido y conviven, con sus tensiones y sus guerras, las tres civilizaciones monoteístas (musulmanes, cristianos y judíos). Y alguien se está preocupando desde hace décadas de inocular el virus del rumbo perdido y transformarlo en odio que acreciente esas tensiones en vez de tender puentes para derribarlas. Mientras los amos del mundo manejan los hilos de la guerra, el pueblo humano debe centrarse en manejar los hilos de la paz.

Cuando Barack Obama recibió el Premio Nobel de la Paz, en diciembre de 2009, a pesar de que aún sigo preguntándome por qué se lo concedieron si no le había dado tiempo a hacer nada, ni a favor ni en contra de la paz, en su discurso en Ginebra defendió la «guerra justa». En una coyuntura internacional como la actual defendía la necesidad de la guerra para entrar en un periodo de paz. Teniendo como referencia, en este caso, el concepto de paz del imperio Bilderberg, que no es otro que el sometimiento de todos los seres humanos a su sistema. No olvidemos lo que nos enseñó el periodista Eric Blair, más conocido por su seudónimo George Orwell:

 

La guerra es la paz.

La libertad es la esclavitud.

La ignorancia es la fuerza.

1984.

 

 

De la misma manera que hay grupos creados para sembrar el odio entre los europeos, en otros países se incentiva el odio contra los americanos. Para los islamistas radicales Occidente es el gran Satán.

Por encima de todas las estrategias y tácticas que está utilizando el imperio Bilderberg, ¿cuál es el dispositivo absoluto por el que impone su poder? La guerra. Desde el origen del mundo, la fuerza bruta es el mecanismo por el que el más fuerte, o grupos débiles que unidos adquieren fuerza, dominan a otras tribus menos estructuradas o más pacíficas. Pero ¿es posible recurrir a ella en sociedades que aseguran salvaguardar la paz y la ley del derecho? Sí, cuando se plantea la amenaza de un peligro del que hay que defenderse. Entonces, mediante la propaganda lanzada desde los medios de comunicación, se persuade a los ciudadanos de que esa es la única solución, se maquillan las causan, se delimitan y catalogan los enemigos, se tergiversan los datos, el conocimiento, las emociones, los sentimientos, la historia y se extiende el miedo y el odio en el último paso hacia la guerra.

Realmente, anhelan el inicio de una nueva guerra desde hace décadas. La pregunta es, ¿cuándo sucederá? Los últimos atentados en el maratón de Boston, en Londres y en París han sido atribuidos por los portavoces oficiales al islamismo radical. Tras el de Londres, los jefes religiosos islámicos se apresuraron a afirmar que esos actos terroristas no tienen nada que ver con el islam, que el islam es una cuestión muy diferente a la que se predica en Occidente. Suenan tambores de guerra, ¿cuál será la llama que la prenda definitivamente?

Está el conflicto de Corea del Norte. Está la guerra de Siria, alentada al estilo inventado por Rothschild de armar a los dos bandos para luego recoger el botín. Siria está siendo destruida y quien sufre los efectos del feroz belicismo es el pueblo, como siempre.

Por otra parte, la guerra de Afganistán, un país cuyas fronteras artificiales concentran en un mismo territorio culturas de universos tan distintos que el conflicto continuado era, más que inevitable, una cuestión de lógica. «Después de haber estado varias veces destinado en Afganistán —me confía un sargento del Ejército británico— he llegado a la conclusión de que aquello está hecho a propósito para que siempre estén peleándose entre ellos.» Mientras, los amos del sistema se benefician de sus riquezas y su posición estratégica.

 

paris y la tercera guerra mundial - hollande

EFE/Eric Feferberg

 

Podría seguir escribiendo más, pero lo dejo aquí. Lamentablemente, el tiempo me vuelve a dar la razón y esto que escribí en Perdidos hace ya más de dos años está más vigente que nunca.

Déjennos vivir en paz.

 

Fuente imagen de cabecera: elintransigente.com
George W Bush y ministros de Economia del G 7 anunciando la crisis tras la caida de Lehman Brothers

Caída de Lehman Brothers: ¿Qué ha ocurrido en el mundo seis años después?

Acaba de cumplirse el sexto aniversario de la presentación oficial de la gran crisis (a la que yo denomino la I Crisis Global), que hoy seguimos padeciendo.

 

“Reconocemos que esta es una seria crisis global que requiere una respuesta global”.

 

Esta era la afirmación que hacía el entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, tras la reunión con los ministros de Economía del G7, que aparecían en la foto en fila unos pasos detrás de él. El detonante, según apuntó Bush, fue la caída de Lehman Brothers. ¿Qué ha ocurrido en el mundo desde entonces?

Reconocemos que esta es una seria crisis global que requiere una respuesta global

 

En 2008, en The Guardian se publicó que el agujero negro del sistema financiero internacional superaba los 2.4 millones de euros. No es necesario recordar que en ese escenario en el que Bush se presentó junto a los altos mandatarios económicos mundiales, se argumentó que la causa de la crisis eran los préstamos concedidos a personas sin recursos económicos, las llamadas hipotecas subprime o hipotecas basura.

Sin embargo, si nos fijamos en el titular de la siguiente noticia publicada un año antes que la que abre este artículo, el entonces presidente de la Reserva Federal (el homónimo estadounidense al Banco Central Europeo), Ben Bernanke, estimaba la crisis de las hipotecas subprime en unos 72.000 millones de dólares, un porcentaje pequeño de ese total de 2.4 millones del que se hacía eco The Guardian.

importe hipotecas basura o subprime

 

¿Dónde había ido a parar esa suma? ¿Quién manejaba ese agujero negro? ¿Dónde estaba el dinero que faltaba en los bancos y que a partir del año 2008 los gobiernos comenzaron a pagar con los fondos que aportábamos los contribuyentes, osea, tú y yo?

Desde entonces, hemos asistido horrorizados a un proceso en el que ingentes cantidades de dinero de los contribuyentes acababan en las arcas de esas entidades financieras con el fin de rescatarlas. Y, al mismo tiempo, muchos de esos rescatadores eran desahuciados de sus casas por el rescatado. ¡Vaya paradoja!

En estos seis últimos años hemos y aún estamos sufriendo recortes de todo tipo: en educación, en sanidad, en los sueldos. Un extenso sector del pueblo está siendo abocado a la miseria, a quedarse sin trabajo, a abandonar sus estudios porque no pueden pagarlos, mientras un pequeñísimo porcentaje de la población, la de los poderosos millonarios, ven año a año a pesar de la crisis, o mejor dicho gracias a la crisis, cómo sus cuentas corrientes van en aumento.

En estos últimos seis años también hemos asistido, entre otras novedades, a la renovación de varias monarquías europeas, siendo la abdicación de Juan Carlos I la última ellas, justo al día siguiente de finalizar la reunión 2014 del Club Bilderberg, que también ha renovado en estos años su cabeza visible pasando del aristócrata belga Etienne Davignon al noble francés Henry de Castries.

No podemos olvidar la aparición fulgurante de la gran estrella mediática y último gran producto de marketing del imperio Bilderberg, el salvador mundial Barack Obama, Premio Nobel de la Paz al año de ser investido presidente y defensor, en su discurso como Nobel de la “guerra justa”. Para decirlo más claro: un príncipe de la paz que en estos días está en Oriente Medio buscando aliados para hacer la guerra. Porque desde que el troyano del Club Bilderberg llegó al poder, se incrementó el belicismo en el mundo: guerra en Oriente Próximo, muerte de Bin Laden (pero del cuerpo no se sabe nada), Ucrania, África, Guerra Fría Global y un largo etcétera. Sin olvidarnos del nuevo enemigo, del que nadie sabía nada hasta diez días después de la reunión Bilderberg 2014: el ISIS.

No quiero olvidarme de las pandemias. Primero fue la gripe A, un fenómeno que desmonté en mi libro anterior (El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo), y este verano, el virus más potente, el del miedo, nos ha sido inyectado a través de los mass media con un gran protagonista: el ébola.

El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo (Absalon)

 

Corrupciones políticas de todo tipo, desde los Pujol pasando por todos y cada uno de los que se han puesto al frente del Fondo Monetario Internacional, relaciones fuera del matrimonio de presidentes de gobierno… Pareciera que pocas cosas funcionan en el mundo para lo que realmente fueron creadas o inventadas.

Los peones, los caballos, los alfiles de la partida de ajedrez se siguen moviendo, algunos caen, pero la reina y el rey permanecen erguidos observando y dirigiéndolo todo para intentar dar el último golpe de efecto, su jaque mate que conduzca a la humanidad hacia un laberinto en cuya entrada ondea una bandera donde se lee: “Perdidos”. ¡Y nosotros debemos impedirlo!

 

Foto: http://www.zimbio.com

 

tercera gerra mundial

El mundo después de la reunión del Club Bilderberg 2014 (III parte)

Más de dos mes después de la reunión del Club Bilderberg 2014 nos preguntamos: ¿Qué está ocurriendo en el mundo y qué repercusiones ha tenido? Continuación de la parte I  y parte II del artículo.

Cuando, tras mis investigaciones y conversaciones con mis fuentes, escribí en la página 232 de Perdidos que “los distintos bandos se están armando en todos los rincones del planeta”, ni yo misma esperaba que la explosión de un conflicto importante se desencadenara tan pronto.

Cuando el 2 de junio, el día después de la clausura de la reunión Bilderberg 2014 declaré a El Confidencial que en el cónclave habían negociado la puesta en marcha de un conflicto bélico de grandes dimensiones en clara alusión a la III Guerra Mundial que explico en Perdidos, no pensaba que iban a iniciarlo tan pronto.

Bilderberg 2014 estos son los planes de los poderosos para el mundo (y para España)

El Confidencial

Si estas siguiendo esta serie de artículos ya conoces la relación entre la guerra israelí-palestina y la última reunión del Club Bilderberg, celebrada en la capital de Dinamarca del 28 de mayo al 1 de junio. También sabes entonces que he afirmado que en diez años de investigaciones nunca me encontré una reunión tan bélica como esta última.

Desde hace una década cuestiono la legitimidad de Bilderberg porque en sus encuentros anuales diversos funcionarios gubernamentales se reúnen a puerta cerrada con representantes de los poderes económicos, instituciones culturales, organismos internacionales como la OTAN, el Banco Mundial, el BCE o el FMI y determinados medios de comunicación.

Presidentes, ministros y otros políticos que han sido elegidos en las urnas de la llamada democracia en países como EEUU, Canadá, Israel, Rusia, Palestina, Turquía, Inglaterra, España y otras naciones de la Unión Europea conversan y toman decisiones por consenso manteniendo el secreto de las mismas a petición del Club. Y yo me pregunto ¿es posible servir a dos amos a la vez? ¿Es posible servir al pueblo/a la democracia y a la oligarquía de la plutocracia? Evidentemente es imposible pues las aspiraciones de unos y otros están radicalmente enfrentadas. Es decir, si yo soy David Rockefeller o Marie Josee Kravis y sé que para acumular más dinero y poder he de apropiarme de lo que te pertenece a ti, ya sea dinero o cultura, jamás defenderé tus derechos sino los míos. Y si mis derechos están en pugna con los tuyos no voy a tener el menor miramiento hacia ti porque pensar en ti significaría no pensar en mí. Y yo soy muy egoísta y siempre voy a lo mío. Y para garantizarme el éxito me uniré a otros de mi condición humana porque sé que el poder hace la fuerza y mediante el poder del grupo lograré lo que individualmente me sería imposible conseguir. Un depredador se hace fuerte cuando actúa en manada.

Esta secuencia lógica está muy presente en el mundo animal. Por ejemplo, una hiena no puede nada contra la ferocidad de una leona pero si atacan en grupo son capaces de arrebatarle el cachorro o una pieza que previamente haya cazado la hembra del rey de la selva.

Una observación tan sencilla como que la unión hace la fuerza es algo que el pueblo no ha aprendido o no ha logrado hacer y que el poder ha asimilado perfectamente. El poder global al que yo analizo e investigo no entiende de fronteras ni de reinos. Para él, el imperio se extiende por toda la Tierra. La visión del mundo de unos y otros es, por lo tanto, dispar. Mientras que una persona se sitúa en su pueblo o ciudad y en su país, el campo de acción de Bilderberg es la Tierra entera.

Y ellos llevan a rajatabla esta máxima: si la unión hace la fuerza, lograremos vencer dividiendo. ¿O es que el que una nación como España esté radicalmente dividida es producto de la casualidad? ¿O es que el que solo podamos ondear nuestra bandera en partidos de fútbol porque fuera de ese contexto corremos el riesgo de ser insultados al grito de facha es otra casualidad de la vida? Solo los que están perdidos contestarían que sí.

Continuará…

Los artículos de este blog están protegidos por la Ley de derechos de autor. Puedes compartirlos sin ánimo de lucro si citas la fuente y no modificas su contenido esencial.

Si quieres estar más informado sobre estos temas te invito a descargar gratis el primer capítulo de “Perdidos, ¿quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg”. Y si tu interés se acrecienta también puedes comprar Perdidos.

Imagen:  http://www.anticapitalistes.net