El cine y la TV: Armas de la guerra tranquila de Bilderberg

El cine y la TV: Armas de la guerra tranquila de Bilderberg

¿Conocías la existencia de un informe que descubre que la agencia de inteligencia de EEUU ha colaborado en la producción de programas de televisión como Top Chef y de varios documentales y películas? ¿Es posible que Bilderberg utilice el cine y la TV como medios de manipulación de masas? ¿Qué es la guerra tranquila de Bilderberg? 

 

La experiencia ha demostrado que el método más simple para volver eficaz un arma silenciosa y así controlar al público es, por un lado, mantenerlo ignorante de los principios básicos de los sistemas llevándole siempre a la confusión, desorganización y, por otro lado, distraerlo con temas sin importancia real. Esto se logra:

1. Descomprometiendo sus mentes y espíritus; saboteando sus actividades mentales; proveyendo programas educativos de baja calidad en matemáticas, lógica, diseño de sistema y economía, y desmotivando la creatividad.

2. Comprometiendo sus emociones, aumentando su egocentrismo y su gusto por las actividades emocionales y físicas:

a) Multiplicando sus confrontaciones, preocupaciones y ataques emocionales por medio de un bombardeo constante de violencia, de guerra, de sexo en los medios de comunicación social; en particular la TV y los periódicos.

b) Dándole lo que ellos desean —en exceso—, junk food (comida basura) para el espíritu, y privándoles de lo que realmente necesitan.

3. Rescribiendo la historia y la ley, y sometiendo al público a distracciones, de forma que desplacen sus pensamientos sobre sus necesidades personales hacia prioridades externas altamente fabricadas (artificiales).

Pero hoy quiero centrarme en el papel que juega en todo ello el cine y la televisión.

Quien tiene el poder tiene la capacidad de crear mundos imaginarios a través de todos los instrumentos de comunicación que controla: las palabras, los periódicos, la televisión, el cine, los actores famosos que trabajan en sus productoras, los diseñadores de ropa de cuyas marcas son los dueños.

Cuando los gobernantes posmodernos comprendieron que podían manipular psicológicamente a las masas mediante procedimientos sutiles de control social, el mundo conocido inició una metamorfosis sin retorno que ha desembocado en el momento presente, pero que aún está inacabada y culminará en etapas futuras. Un papel destacado han tenido desde entonces la publicidad, el cine, la prensa escrita y la radio pero, sobre todo, la televisión y el mundo de telerrealidad que ha creado.

¿Recuerdas, cuando los amos del mundo presentaron ante el mundo la llegada de la crisis, qué películas estaban de moda en el cine o qué programas y series en televisión?

En el cine triunfaban películas de género adolescente, como la saga Crepúsculo, o las de ciencia ficción. La literatura juvenil hacía furor entre los adultos. Nada de películas profundas que incitaran a pensar, nada de libros reflexivos para las masas. Hasta Woody Allen aligeró el contenido de sus películas y se deslizó por completo hacia la comedia en sus dos últimos estrenos. En televisión triunfaban los programas en los que podías llegar a ser la nueva estrella del pop, Gran Hermano o Top Chef.

Sobre la relación de la CIA con este tipo de programas o películas puedes informarte en este enlace.

Y mientras todo esto sucedía, conocimos a la persona que iba a salvar al mundo, al que denominé como “caballo de Troya” de Bilderberg: Barack Obama.

Desde su independencia, Norteamérica ha sido ejemplo, paradigma y punto de referencia para el resto del planeta. Por eso era odiada y amada a partes iguales hasta la era Bush, cuando se desequilibró la balanza que Obama iba a devolver a su eje. Ya solo restaba un eslogan impactante para que la campaña de marketing fuera todo un éxito. Y el «Yes, we can» llegó a todos los rincones del mundo en forma de canción en la que se implicaron artistas y actores de Hollywood queridos dentro y fuera de sus fronteras.

 

Oprah Winfrey apoya a Obama

Fuente imagen: bbc.com

 

Eva Longoria, George Clooney, Demi Moore, Lady Gaga, Oprah Winfrey, Ricky Martin, Scarlett Johansson, Ricky Martin, Bruce Springsteen, Mariah Carey… Son solo algunos de los muchísimos famosos que se alinearon con el famoso “Yes, we can”. La familia, la religión, el nivel social, el aspecto político, el sueño americano: todos los ingredientes se pusieron a la venta y el mundo compró a Barack Obama. ¿Cómo no ibas a estar con Obama si tus actores, cantantes o presentadores de TV favorito también lo apoyaban?

Ganó las elecciones y millones de espectadores en todo el mundo, entre los que me incluyo como periodista, estuvimos pendientes de la ceremonia de investidura, propia de una superproducción de Hollywood. La puesta en escena fue fantástica. Los primeros planos de cámara nos mostraban cómo los unos contagiaban la emoción a los otros mientras una riada de lágrimas infinitas amenazaba con arriar los alrededores del Capitolio. Era la apoteosis de Obama, su transformación en un dios.

La guinda del pastel llegó con el Nobel de la Paz. Obviamente, Obama, aunque aún no le había dado tiempo a hacer nada, a frenar guerra alguna ni acabar con la tragedia silenciada de los millones de desplazados por conflictos bélicos en el mundo, lo aceptó. El emperador recibió con todos los honores su corona de laurel antes de ganar batallas. Ni un guionista de Hollywood lo hubiera escrito mejor. Cuando quieras decir una mentira engrandécela hasta extremos inverosímiles, solo así la creerán.

Los científicos del manual de la guerra tranquila habían descubierto que las personas que han perdido sus raíces, los pilares sobre los que crecieron, sus soportes son los más aptos para la manipulación. El objetivo de los amos del mundo se centraría entonces en destruir esas bases, es decir, el núcleo familiar, los principios religiosos, los sexuales y todos aquellos que adquirieron desde la niñez. Había que encontrarle sustitutos a estos principios y en este campo es importante destacar que la maquinaria de Hollywood y la televisión, a través de tus películas, series y programas favoritos, funcionó como un arma afilada e invisible para desbancar los valores humanos en beneficio de los valores del mercado.

Estas conclusiones científicas están más ampliamente abordadas en mi libro Perdidos en el punto sobre el manual de la guerra tranquila que se describe en el capítulo dedicado a la III Guerra Mundial. Y a lo largo de la obra que publiqué y que misteriosamente desapareció del mercado durante siete largos años y que, posteriormente, pude volver a publicar con el título de Los amos del mundo están al acecho.

 

perdidos los planes secretos del club bilderberg - cristina martin jimenez     los amos del mundo estan al acecho portada

 

 

Fuente imagen de cabecera: desconocida.
Pedro Sánchez, Soros, Indra y las casualidades

Pedro Sánchez, Soros, Indra y las casualidades

En la democracia posmoderna occidental muchos advierten las incoherencias; no hay una correspondencia real entre la Constitución de un país, su órgano máximo de ordenamiento, y su cumplimiento por parte de las instituciones y personas a las que el pueblo les había otorgado su confianza, y por ello tenían la responsabilidad de merecerla.

Cuando estas instituciones y gobernantes no cumplen con las responsabilidades inherentes a su cargo se produce la corrupción. Los amos del poder permiten el ascenso de los mediocres y oportunistas, aún más, lo facilitan, pues estas personas carentes de integridad son esenciales para ejecutar sus planes. Es así, valiéndose de individuos intermedios, como el poder toma las riendas de la democracia y deja de lado al pueblo, abandonándolo a su suerte. Mediante estrategias de marketing construyen líderes políticos, fabrican mentiras y sucedáneos democráticos con los que mantener a los ciudadanos satisfechos, acomodados y entretenidos. La información se convierte en propaganda, un engañabobos para ocultar y maquillar los abusos del poder, usando medias verdades cuyo efecto es más devastador que una mentira.

El 10 de junio de 2013 el ministro sin cartera de la Oficina del Gabinete, Kenneth Clarke MP (conservador), respondió en nombre del gobierno a la pregunta formulada en el Parlamento Británico por el diputado laborista Michael Meacher sobre Bilderberg. Parte de su respuesta fue la siguiente: «El Comité británico (de Bilderberg) trataba de traer a una promesa en ascenso de una generación más joven, porque no queremos que todo el asunto se convierta en un centro de envejecimiento de las personas que solían ser algo importante en el Gobierno».

Este hecho no ocurre solo en Gran Bretaña. Con los tres fundadores de Bilderberg ya fallecidos y con Kissinger con una edad muy avanzada, en Bilderberg se afanan en reclutar jóvenes promesas para que continúen sus planes. Y en España, como más de una vez os he contado, Pedro Sánchez es una de esas jóvenes promesas. Una joven promesa que, además, tiene una estrecha relación con George Soros. Tanto que recién llegado a Moncloa, una de las primeras personas con las que despachó Sánchez fue con el fundador de la Open Society (entre otras muchas).

Desde la llegada de la crisis George Soros acumula activos en empresas españolas. Entre ellas, Indra (empresa de servicios consultoría, financieros, armamentística, telecomunicaciones…).

Pedro Sánchez estuvo semanas atrás en Nueva York participando en la Asamblea General de la ONU. Aprovechó para mantener reuniones con diferentes inversores. El presidente del Gobierno tuvo tiempo en hacerse un selfie con el hijo de George Soros, Alex, vicepresidente de Open Society, hijo de George Soros, que, como he comentado más arriba, tiene participación en Indra.

¿Sabes quién fue la empresa encargada de hacer el recuento de votos las pasadas elecciones del 28 de abril? ¿Sabes qué empresa será la encargada del recuento de votos en las próximas elecciones del 10 de noviembre? Indra. Que, además, resultó ser la adjudicataria para el 10N el mismo día del selfie de Sánchez y el hijo de Soros. Además, el gobierno en funciones le otorga la gestión de la participación de España en el nuevo avión de combate Europeo,tarea que debería gestionar Airbus España.

A veces las casualidades existen…

De la misma manera que Kissinger engañó a las personas implicadas en la Primera Transición haciéndoles creer que trabajaban por una España fuerte, ahora todo marcha bien en España si se sigue la hoja de ruta marcada en Bilderberg 2010 y 2014. Si un país o un partido político quieren tener éxito, deben seguir el rumbo marcado. Y eso lo sabe Pedro Sánchez.

bilderberg tercera guerra mundial - atentado niza

Niza: enclave de la «guerra justa»

¿Será el terrible suceso de Niza (el atentado en Niza como dicen los mass media) un episodio más de la Tercera Guerra Mundial de Bilderberg?

 

¿Por qué entonces el presidente Obama habla de la «guerra justa»? (al recoger el Nobel de la Paz). En una coyuntura internacional como la actual defendía la necesidad de la guerra para entrar en un periodo de paz. Teniendo como referencia, en este caso, el concepto de paz del imperio Bilderberg, que no es otro que el sometimiento de todos los seres humanos a su sistema. Primero una guerra sutil, después una guerra económica y psicológica y, finalmente, la clásica (pica en los enlaces si no conoces cómo funcionan estas tres etapas de la Tercera Guerra Mundial)[1].

El 5 de junio de 2010 me entrevistaron en un programa de debate de la cadena de televisión Telecinco donde reiteré que uno de los objetivos de Bilderberg era la Tercera Guerra Mundial. Los contertulios se rasgaron las vestiduras e intentaron desacreditarme. Seis años después el mundo entero está en guerra. Ya no soy la única que habla de una Tercera Guerra Mundial; incluso el Papa Francisco lo hace.

Hoy, tras los lamentabilísimos hechos ocurridos en la noche de ayer en Niza, estamos empezando a escuchar, una vez más, discursos políticos que a los que me seguís o me leéis os sonarán.

Así, por ejemplo, a primera hora de la mañana los españoles hemos tenido la oportunidad de ver en directo el discurso del Presidente en funciones, Mariano Rajoy, del que rescato este titular del diario ABC:[2]

 

[Tweet ««Es una amenaza global que exige una respuesta global e integral»»]

 

¿No te suena haber escuchado o leído algo parecido antes?

 

[Tweet ««Reconocemos que esta es una seria crisis global que requiere una respuesta global»»]

 

Estas eran las palabras que recogía la periodista Noelia Ramos, también en el diario ABC[3], en este caso, del 12 de octubre de 2008; palabras pronunciadas por el entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, para anunciar al mundo que estábamos en una crisis global. Lo que no nos contaba es que dicha crisis fue planeada por ellos mismos y que fue objeto de debate en Bilderberg 2006, donde estuvo presente Pedro Solbes, ministro de Economía de la era Zapatero que, llegada la crisis, la negaba.

 

*(VÍDEO DE SOLBES NEGANDO LA CRISIS EL 3 DE JUNIO DE 2008 EN RNE)*

 

Este es solo un ejemplo de cómo Bilderberg ha logrado extrapolar su lenguaje a la población a través de los medios de comunicación que controla. Asistimos al manejo del lenguaje como instrumento para la instauración del pensamiento único. Global, derechos humanos, justicia, educación, progreso… Bilderberg utiliza un lenguaje sentimentalista, que estimula la emotividad, con grandes y elevados propósitos tras los que se esconde su verdadera razón de ser: imponer las mismas leyes, es decir sus leyes, a personas tan diferentes y con distintas tradiciones culturales como los orientales y los occidentales, los indios y los chinos, los germanos y los españoles. Se antoja una labor imposible sin la utilización de la mentira, la persuasión y la fuerza[4]. Ya lo avisó el banquero Paul Warburg (1896-1969):

 

“Guste o no guste, tendremos un gobierno mundial. La única pregunta es si se logrará mediante imposición o por consentimiento”

 

Por encima de todas las estrategias y tácticas que está utilizando el imperio Bilderberg, ¿cuál es el dispositivo absoluto por el que impone su poder? La guerra. Desde el origen del mundo, la fuerza bruta es el mecanismo por el que el más fuerte, o grupos débiles que unidos adquieren fuerza, dominan a otras tribus menos estructuradas o más pacíficas. Pero ¿es posible recurrir a ella en sociedades que aseguran salvaguardar la paz y la ley del derecho? Sí, cuando se plantea la amenaza de un peligro del que hay que defenderse. Entonces, mediante la propaganda lanzada desde los medios de comunicación, se persuade a los ciudadanos de que esa es la única solución, se maquillan las causan, se delimitan y catalogan los enemigos, se tergiversan los datos, el conocimiento, las emociones, los sentimientos, la historia y se extiende el miedo y el odio en el último paso hacia la guerra[5].

 

Y un ejemplo de cómo se lleva a cabo todo esto desde los mass media lo hemos tenido esta mañana en el programa Espejo público del Grupo A3 Media, donde hemos podido ver y escuchar a periodistas como Alfonso Rojo o a ex generales del ejército fomentando la islamofobia al decir que “todos estos actos tienen un elemento común: el Islam; y ahí es donde hay que meter el cuchillo”.

 

Tercera Guerra Mundial Bilderberg

Fuente imagen: perfil de Twitter de Francisco Marhuenda

 

Al final, tal y como he contado en innumerables ocasiones, el trasfondo de todo esto no es más que dinero y poder. El divide y vencerás siempre ha sido y será un arma muy efectiva. Así actúan los manipuladores en Oriente y Occidente, generando guerras civiles, armadas o dialécticas, e infiltrándose en ambos bandos para que el odio nunca recaiga (fundamental para eternizar el conflicto) y los beneficios (económicos y de poder) acaben en sus manos[6].

Por ello, hay que luchar para que la verdad florezca frente a la ignorancia y la mentira. Su guerra va en serio. Se trata de tu futuro, el de tus hijos y nietos. El futuro del ser humano. No podemos permanecer impasibles mientras experimentan para ponderar hasta dónde o cuánto aguantamos.

 

[Tweet «No podemos rendirnos porque la recompensa es el mayor bien: la libertad.»]

 

 

Fuente imagen cabecera: EFE

 

[1] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, pág. 205

[2] http://www.abc.es/espana/abci-rajoy-ofrece-francia-intensa-colaboracion-espana-ante-amenaza-global-terrorismo-201607150920_noticia.html

[3] http://www.abc.es/20081012/economia-economia/reconocemos-esta-seria-crisis-200810120528.html

[4] Los amos del mundo al acecho, pág. 53

[5] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, págs. 206 – 207

[6] Perdidos. ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, pág. 35

Bilderberg y Hollywood controlan tu mente

Bilderberg y Hollywood controlan tu mente

“The Revenant ha sido un esfuerzo por explicar la relación del hombre con el mundo natural, un mundo que de manera colectiva sentimos en 2015 como el año más cálido en la historia reciente. Tuvimos que irnos a la punta sur del planeta sólo para poder encontrar nieve. El cambio climático es real, está pasando ahora mismo, es una de las amenazas más urgentes que enfrenta nuestra especie y necesitamos trabajar juntos y dejar de aplazar su solución. Necesitamos apoyar a los líderes alrededor del mundo que no hablan por los grandes contaminadores y las grandes corporaciones sino que hablan por toda la humanidad; por las personas indígenas, por los miles de millones de personas de bajos recursos que serán los más afectados, por los hijos de nuestros hijos y por las personas cuyas voces se han ahogado por la política”.

Este ha sido el discurso del recién galardonado como Oscar 2016 al mejor actor, Leonardo DiCaprio. Una vez más, asistimos a cómo el imperio Bilderberg utiliza la industria de Hollywood como método de sugestión de la población.

 

 

Los bilderbergs y sus secuaces están aprovechando el cambio natural que cada cierto tiempo se produce en el clima del planeta para controlar las emociones de la población, a cuyo propósito destinan millones de divisas procedentes de nuestros impuestos y de los billonarios del club.

De un día a otro, y sin previo aviso, “el cambio climático provocado por el hombre” se ha convertido en el responsable de todos los males del mundo, hasta del hambre africana.

El llamado “calentamiento global provocado por el hombre” está siendo usado por los amos del mundo para atemorizarnos y así controlarnos y conducirnos a un gobierno mundial que solucione la problemática. Recuerda, además, cómo encaja en las doctrinas de la Carta de la Tierra y la Campaña del Milenio en las que la ecología se convierte en el centro de la tierra.

Algunos de los laboratorios de los manipuladores globales están en la CIA, la Fundación Rockefeller, el Instituto Tavistock de Relaciones Humanas, la Rand Corporation, la Fundación Carnegie, el M.I.T. (Instituto Tecnológico de Massachusetts), el Centro de Investigación Stanford, el Instituto Hudson, la Fundación Heritage y el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos de Georgetown, donde forman a los trabajadores del Departamento de Estado.

No solo analizan el comportamiento individual sino también el colectivo, donde han realizado grandes descubrimientos. Les interesa incidir en las técnicas persuasorias y sugestivas de manipulación individual para cambiar la personalidad de un sujeto cuando se fusiona con la masa.

Experimentando con sus cobayas humanas, pronto los científicos adscritos al imperio Bilderberg descubren que las personas que han perdido sus raíces, los pilares sobre los que crecieron, sus soportes son los más aptos para la manipulación. El objetivo de los amos del mundo se centraría entonces en destruir esas bases, es decir, el núcleo familiar, los principios religiosos, los sexuales y todos aquellos que adquirieron desde la niñez. Había que encontrarle sustitutos a estos principios y en este campo es importante destacar que la maquinaria de Hollywood funcionó como un arma afilada e invisible para desbancar los valores humanos en beneficio de los valores del mercado. Las series juveniles made in USA fueron exportadas a todos los rincones del planeta, con sus mensajes publicitarios en primer y segundo plano que incentivaban el consumismo, la base principal del mercado.

La experiencia ha demostrado que el método más simple para volver eficaz un arma silenciosa y así controlar al público es, por un lado, mantenerlo ignorante de los principios básicos de los sistemas llevándole siempre a la confusión, desorganización y, por otro lado, distraerlo con temas sin importancia real. Esto se logra:

1. Descomprometiendo sus mentes y espíritus; saboteando sus actividades mentales; proveyendo programas educativos de baja calidad en matemáticas, lógica, diseño de sistema y economía, y desmotivando la creatividad.

2. Comprometiendo sus emociones, aumentando su egocentrismo y su gusto por las actividades emocionales y físicas:

a) Multiplicando sus confrontaciones, preocupaciones y ataques emocionales por medio de un bombardeo constante de violencia, de guerra, de sexo en los medios de comunicación social; en particular la TV y los periódicos.

b) Dándole lo que ellos desean —en exceso—, junk food (comida basura) para el espíritu, y privándoles de lo que realmente necesitan.

3. Rescribiendo la historia y la ley, y sometiendo al público a distracciones, de forma que desplacen sus pensamientos sobre sus necesidades personales hacia prioridades externas altamente fabricadas (artificiales).

 

 

El exvicepresidente de EEUU Al Gore se convirtió (aunque sería más correcto decir que lo convirtieron) en el portavoz internacional de una teoría que nadie se atrevió a refutar: asistimos a un “calentamiento global” cuyo responsable es el hombre por sus emisiones de CO2 a la atmósfera terrestre. Plasmó su tesis en el documental doctrinal Una verdad incómoda, estrenado en el Festival de Cine de Cannes en 2006, que rápidamente se convirtió en una nueva religión, más bien en una secta global que desde su estreno no ha permitido debate alguno ni disidencia en los mass media. Es una verdad incuestionable, un totalitarismo ecológico, una nueva moral para la generación globalizada.

Un Oscar, un Emmy y el Premio Nobel de la Paz compartido con el Panel Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU, el IPCC,  avalaron el documental más engañador de los últimos tiempos. Ante la población, la autoridad de la ONU y de estos premios garantizaría la autenticidad de la teoría presentada por el gurú Al Gore. Casi todo estaba calculado al milímetro. Sin embargo, la polémica saltó en Gran Bretaña.

La denuncia contra Al Gore fue interpuesta por un director escolar del Condado de Kent, Stewart Dimmock, contra la decisión del gobierno británico de exhibir la cinta en las escuelas secundarias del país. Michael Burton, juez del Tribunal Superior de Londres, sentenció que el gobierno británico podría enviar la cinta a los centros escolares siempre y cuando fuera acompañada por una guía orientativa donde se expusiera el otro lado de la cuestión para contrarrestar su punto de vista “unilateral” y con el fin de crear un espíritu crítico en el alumnado.

Coincidiendo con la entrega del Premio Nobel de la Paz, en octubre de 2007, el juez Burton sentenció que el documental del exvicepresidente era “alarmista y exagerado” y afirmaba haber identificado nueve errores importantes.

Sobre este tema se podría hablar largo y tendido. De hecho, dediqué un capítulo completo en mi tercera obra, El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo (año 2010). Si eres uno de los que compró la obra antes de que fuera descatalogada sin motivo alguno, te aconsejo releer el capítulo 13. Te remito también al capítulo 13 si eres de Uruguay y te has hecho o quieres hacerte con un ejemplar de Los amos del mundo al acecho, la reedición de aquel libro de 2010.

Y en ambos casos, tengas o no el libro, te aconsejo ver el documental La gran estafa del calentamiento global, producido y emitido por el Canal 4 británico en 2007, que muestra la insolvencia de la teoría expuesta en Una verdad incómoda.

 

Fuente imagen cabecera: EFE
colas primark gran via madrid

La industria textil como instrumento de control de la población

Jueves 7 de enero. Son casi las 10 de la mañana y el centro de Sevilla se encuentra abarrotado. Centenares de personas han salido muy temprano esta mañana, a pesar del frío, y se han dirigido al centro de la ciudad. Unos en el metro, otros en el autobús, y algunos valientes, en su propio vehículo. Hace una hora las cafeterías estaban llenas. Las tostadas y el café caliente iban y venían. O los churros con chocolate, que hoy es día para ello. Pero eso fue hace una hora. Ahora, esa ingente marea humana se agolpa a las puertas del Corte Inglés del Duque (la Plaza del Duque de la Victoria, Sevilla) o de cualquiera de las tiendas de moda de la zona. Incluso amigas mías, que han cogido estos días de vacaciones, se han montado en su vehículo a las 7 de la mañana y han salido dirección del Primark de Jerez de la Frontera o el de Huelva. Una amiga madrileña, periodista, me cuenta que la han mandado a cubrir la zona de la Gran Vía, donde esperan record en el nuevo Primark. Horas de cola, me contaba, para conseguir una supuesta ganga. Por fin, comienzan las rebajas.

¿Cuál es el secreto de esas supuestas “gangas”?

Domingo 21 de febrero. Ha pasado un mes y medio desde entonces y muchas de esas miles de personas que se agolpaban por conseguir una supuesta ganga en cualquiera de los miles de centros relacionados con la industria textil en nuestro país se encuentran cenando y dispuestos a ver en programa Salvados. Hoy el programa va sobre la industria textil. El hashtag #FashionVictims rápidamente consigue llegar a los Trending Topic de Twitter aupado por esos indignados espectadores que no pueden creer que los vaqueros que habían llevado puestos durante el día de hoy, comprados en las rebajas, estaban realizados por una persona de un lugar cualquiera de Asia que cobra al mes apenas 100 $ por hacer centenares de vaqueros como ese.

Leyendo todo esto mi mente vuela hacia el documento que yo califico como la biblia del sistema Bilderberg. Una parte del mismo fue entregado a los asistentes a la primera reunión del Club, en 1954. Era toda una declaración de sus intenciones y de su visión del mundo. En su guerra sutil y discreta contra el mundo, Bilderberg utiliza instrumentos como el trabajo, la cultura o el ocio como instrumento de control de la población.

[Tweet «El control del ocio es una de las obsesiones de los amos del mundo. «] Fútbol y centros comerciales para mantener a la sociedad entretenida, distraída de los asuntos políticos, es uno de sus objetivos. Se trata de la versión actual del pan y circo del Imperio romano.

Esta estrategia de distracción que les obstaculiza a los seres humanos alcanzar el conocimiento de la verdad también está planificada en la guerra tranquila, y su síntesis es la siguiente:

Medios de comunicación: mantienen la atención del público adulto distraído, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivándolo con temas sin importancia real.

— Enseñanza: mantienen a la sociedad ignorante de las verdaderas matemáticas, de la verdadera economía, de la verdadera ley y de la verdadera historia.

— Espectáculos: mantienen el entretenimiento del público debajo del nivel de los doce años de edad.

— Trabajo: mantiene a la sociedad ocupada, sin tiempo para pensar; de vuelta a la granja con los demás animales. Mediante la crisis ha impuesto un sistema en el que se alarga el horario de trabajo al tiempo que se devalúa el salario.

 

La industria textil como instrumento de control de la población

Fuente imagen: http://legal.practicopedia.lainformacion.com

 

El ocio  como instrumento de control de la población

El ocio está programado o diseñado. [Tweet «Nos adiestran en el valor del consumismo y dedicamos nuestro tiempo libre a comprar»]

Y a llenar el armario de ropa. «[…] en la conducción de nuestras vidas, simplemente estamos obligados a inclinarnos ante los deseos de los grandes productores; a comer los alimentos y a vestirnos con la ropa que ellos deciden que debemos comprar. […] El método más irresistible para hacer manipulable a grandes masas de población a través de la igualitarización de sus apetencias lo ofrece la moda», señaló Konrad Lorenz en su mencionado libro Los ocho pecados mortales de la humanidad civilizada.

El consumismo como ocio. Los fines de semana, los grandes centros comerciales se llenan de consumidores locos por adquirir las últimas prendas de moda. He viajado por gran parte del mundo, comprobando que los jóvenes orientales y occidentales visten igual. Van uniformados. Me ha sorprendido bastante.

 

El trabajo como instrumento de control de la población

Hay dos estrategias. Mantener al ser humano en un continuo estrés laboral, como animales en la granja, sin tiempo para pensar sino para ejecutar. Y con la llegada de la crisis comenzaron los recortes laborales y los despidos, lo que significa que quienes aún conservan el trabajo lo hacen durante más horas y con menos sueldo.

La otra táctica puesta en marcha en este sector de la vida humana es que no puedes sobresalir porque tus compañeros te clavarán el puñal a la mínima de cambio. Debes pasar desapercibido si quieres conservar el trabajo. No solo la jerarquía sino tus colegas reprimen tu talento.

 

Viernes 1 de julio de 2016. Tendremos conformado ya, o no, quién sabe, un nuevo Gobierno en España. Pero pocos en la Plaza del Duque estarán con su cartucho de churros en una mano y su chocolate caliente en la otra. Aunque sean las 10 de la mañana, en esa época en Sevilla ya estaremos a 30 ºC a la sombra, o más. De algo sí estoy segura. De aquí a entonces, la mayoría de esos indignados porque Inditex (Zara y Bershka), El Corte Inglés, Cortefield, Carrefour España o Primark, solo por decir algunas, estén en la lista de empresas vinculadas a la explotación que se lleva a cabo en el negocio textil, ya lo habrán olvidado y, una vez más, a las 10 de la mañana, las puertas de los centros comerciales estarán abarrotadas con personas dispuestos a adquirir lo último y más barato para estar a la moda. A la moda que el imperio Bilderberg nos vende desde sus mass media, su otro gran instrumento de control de la población.

 

 

Fuente imagen cabecera: http://periodicodigital.eusa.es