Españoles en el Club Bilderberg - Eduardo Serra Rexach

Españoles en el Club Bilderberg: Eduardo Serra Rexach

Nueva entrega sobre españoles en el Club Bilderberg. En este caso hablaremos de Eduardo Serra Rexach, un abogado y político que formó parte de los gobiernos de tres partidos diferentes y de cuatro presidentes diferentes y cuyo desempeño en cargos públicos estuvo, principalmente, relacionado con el tema militar.

 

«Una nación que gasta más dinero en armamento militar que en programas sociales avanza hacia la muerte espiritual» – Martin Luther King.

 

Remitiéndonos al célebre discurso de JFK del 27 de abril de 1961 titulado «El Presidente y la prensa» podemos sacar en claro qué es el Club Bilderberg: «Una máquina altamente eficiente que combina operaciones militares, diplomáticas, de inteligencia, económicas, científicas y políticas»[1]. Una maquinaria en la que Serra Rexach estuvo presente en el año 2004 cuando estaba al frente del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos.

En 1948, varias naciones ponen la primera semilla de una gran alianza militar con la firma del Tratado de Bruselas: Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Holanda, Estados Unidos y Canadá. Les siguieron Italia, Portugal, Islandia, Dinamarca y Noruega. Según la web de la organización, «el objetivo era organizar Europa ante la amenaza de la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial, que constituyó una organización paralela al Pacto de Varsovia». Grecia y Turquía se adhirieron en 1952 y tres años después lo hizo la República Federal Alemana. El gobierno de Felipe González, pese a que uno de los principales eslóganes de su programa electoral fue «OTAN no», firmó la adhesión de España en 1982.[2]

otan de entrada no psoe

Ese Gobierno de España que firmó su adhesión al Tratado de la OTAN encabezado por Felipe González tenía como ministro de Defensa a Narcís Serra (que también ha estado en Bilderberg y del que hablaremos en otra ocasión) y como subsecretario de Defensa a Serra Rexach.

Es llamativo y verdaderamente no es una coincidencia que la paz sea la excusa de guerras, injusticias y organizaciones secretas. Mira a tu alrededor y juzga la paz que hoy asola no solo a nuestro territorio europeo sino el planeta entero. La paz ha sido usada como justificación para crear un gran mercado. Hoy Europa es el templo de los mercaderes.[3]

Muy pocas personas conocen que la guerra es un negocio. Sin embargo, los amos del mundo sí lo conocen, y para su lucro utilizan la fórmula Rothschild que consiste en armar a los dos bandos enfrentados. El resultado, como intuyes, es que siempre ganan. Primero por la venta de armas y segundo porque un país destrozado por las bombas es un país que tiene que ser reconstruido ladrillo a ladrillo.[4]

Una vez hecho un breve repaso de la importancia de lo militar y los beneficios que esto les reporta a los amos del mundo, volvemos con nuestro protagonista. Para ello buceamos en un artículo titulado «La compra de armas lleva a Defensa a la ruina», del periodista Rafael Gómez Parra, que nos hace volver a la España de 1982 en la que, con Serra Rexach como subsecretario de Defensa, se inicia el «programa FACA» que supuso el comienzo de compra de ingentes cantidades de armamento militar, sobre todo a EE.UU., que vino acompañado del desembarco estadounidense a la base de Morón de la Frontera.

Tal fue el despilfarro y la ruina a la que llevaron al Ministerio de Defensa que años después, con la llegada de Aznar a la Moncloa, ese gasto se intentó maquillar desviando ciertas partidas a otros ministerios, tal y como sucede con los recursos destinados a la Casa Real. Y hablando de la realeza y de la llegada al Gobierno de Aznar, no debemos dejar de mencionar lo que dicen las lenguas o plumas más afiladas: que el Rey Juan Carlos le impuso a Aznar a Serra Rexach como ministro de Defensa.

Serra Rexach desde entonces ha tenido y tiene una prolífica carrera en ámbitos como pueden ser: estar ligado a entidades financieras como Deutsche Bank (que no falta a Bilderberg), consorcios que pretendieron hacerse con Pescanova o con Indra[5], que el actual Gobierno pensara en él para entrar en Consejo de Airbus (compañía que, además de la aeronáutica, se dedica también a la industria armamentística, no en vano es la segunda en importancia a nivel europeo; compañía que suele estar representada en Bilderberg) o a presidir la Fundación Avertis que publicó el informe  «Transforma España» en el que se puede vislumbrar que la actual crisis es beneficiosa para desarrollar los objetivos buscados por los amos del mundo y sus recetas que ya conocemos a través de sus medios de comunicación de masas desde que George W. Bush nos presentara la perfecta gran crisis tras la caída de Lehman Brothers.

Próximamente un nuevo capítulo de españoles en el Club Bilderberg.

Por cierto, ¿conocías a Serra Rexach?

 

[1] Perdidos ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, página 55.
[2] Perdidos ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, página 66.
[3] Perdidos ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, página 76.
[4] Perdidos ¿Quién maneja los hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, página 111.
[5] http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/6433896/01/15/Eduardo-Serra-presiono-a-Moncloa-para-traspasar-Indra-a-un-grupo-britanico.html#.Kku81tKGKETmxoN
Fuente imagen de cabecera: lainformacion.com
Matías Rodríguez Inciarte Fundación Princesa de Asturias

Españoles en el Club Bilderberg: Matías Rodríguez Inciarte

Si en la primera edición de españoles en el Club Bilderberg hablamos de Manuel Fraga, en esta segunda entrega vamos a hablar de uno de los españoles que más y mejor conoce las entrañas del imperio Bilderberg: Matías Rodríguez Inciarte.

 

Este sexagenario asturiano, uno de los pocos ‘milloneuristas’ de esa bellísima y verde tierra que es Asturias, ha participado en las reuniones Bilderberg, que yo tenga constancia, de manera ininterrumpida desde 1997 a 2010, a excepción del año 2009.

Consejero comercial de la Embajada de España en Santiago de Chile, Subdirector General de Economía y Desarrollo, Secretario General Técnico del Ministerio de Economía, Secretario de Estado adjunto al Presidente del Gobierno y  Ministro de la Presidencia son los cargos públicos que ejerció desde 1977 hasta 1984, momento en el cual entró a formar parte del Banco Santander, entidad de la que es consejero desde 1988 y vicepresidente desde 1994. Es, además, miembro de la Comisión Ejecutiva de dicho grupo y consejero de otras sociedades.

Pero, como diría aquel, ojo al dato, Rodríguez Inciarte es, ni más ni menos, el actual presidente de la Fundación Princesa de Asturias, cargo que ejerce desde abril del año 2008. Una fundación que en su página web nos habla de transparencia y buen gobierno pero que no refleja cuáles son las entidades privadas que la financian. Pero gracias a los compañeros periodistas de La Marea sabemos que las principales empresas y entidades financieras del país, que en su mayoría forman parte del Ibex-35, aportan a la FPA, lo que les lleva a mantener encuentros regulares con el actual monarca y que David Ruiz, catedrático emérito de Historia Contemporánea de la Universidad de Oviedo, calificó como “un chiringuito para blindar la monarquía y crear un espacio en el que colocar gente”. Así es como funciona el poder.

Y cómo no, entre todas esas entidades, la más aventajada es la del banco que algunos calificaron como no casta, el Banco Santander, entidad de la que, como antes vimos, Rodríguez Inciarte es vicepresidente segundo. Entidad presidida por Ana Patricia Botín, la cual ha estado también en Bilderberg tres veces que sepamos.

Bilderberg, Casa Real española y Banco Santander. Siempre luchando por un mundo mejor (para ellos).

Por cierto, Rodríguez Inciarte fue quien invitó a Esperanza Aguirre a la reunión 2004 de Bilderberg en Stresa, pasaje que reflejo en mi tercera obra: El Club Bilderberg. La realidad de los amos del mundo (2010) que misteriosamente desapareció del mercado. Pero de eso y de Aguirre hablaremos otro día.

 

Imagen de cabecera: asturias24.es
Fraga Bilderberg

Españoles en el Club Bilderberg: Manuel Fraga

Han pasado casi tres meses desde la publicación de Los planes del Club Bilderberg para España. En las próximas fechas en este blog vamos a ir conociendo a muchos de los personajes que forman parte de la historia que relaciona al Club Bilderberg con España. La serie españoles en el Club Bilderberg comienza con Manuel Fraga Iribarne.

 

Presidente del actual Partido Popular durante el último cuarto del siglo XX y hasta el año 2005, Presidente de la Xunta de Galicia, Vicepresidente segundo del Gobierno de España en tiempos de Arias Navarro, Ministro de Información y Turismo, uno de los padres de la Constitución española de 1978, elaboró la ley de Prensa, fue Embajador en Gran Bretaña. Y fue el primer español invitado a Bilderberg… Sin lugar a dudas, Fraga es uno de los personajes clave de los últimos cuarenta años de la historia de España.

 

Con el Generalísimo Francisco Franco estando a las puertas de la muerte al príncipe Juan Carlos le alcanza la hora de la verdad: la misión para la que ha sido elegido. Tendrá que impulsar la democracia. Los documentos secretos desclasificados muestran que, para Juan Carlos, la prioridad era asentarse en el trono. Son los tiempos de la democracia y, por ello, él la defiende, pero, como subraya el sagaz Kissinger a sus colaboradores en Washington, «Si [Franco] tuviera treinta años menos [Juan Carlos] correría detrás de él» (página 105 de Los planes del Club Bilderberg para España).

 

Durante el verano de 1966 formó parte de la comisión que se encargó de redactar el borrador de la ley orgánica del Estado que aseguraba la monarquía como forma futura de gobierno tras la muerte de Franco. Es, además, el ideólogo del conocidísimo eslogan «Spain is diferent».

Algunos de los mayores claroscuros de Fraga son el fusilamiento de Julián Grimau por orden del Consejo de Ministros del que él formaba parte, el asesinato disfrazado como suicidio en la prensa de Enrique Ruano y el asesinato de cinco personas por una huelga en Vitoria (estos dos últimos casos  a manos de la policía).

 

Asesinato de cinco trabajadores durante unas jornadas de huelga en Vitoria el 3 de marzo de 1976

Asesinato de cinco trabajadores durante unas jornadas de huelga en Vitoria el 3 de marzo de 1976
Imagen: http://unecologistaenelbierzo.com/tag/vizcaya

 

Bajo su mandato en el Ministerio en 1976 acuñó la frase «La calle es mía», tras el intento de la oposición de manifestarse el primero de mayo.

 

Si Franco muere, el príncipe (Juan Carlos I) tendrá dificultades para conseguir sacar adelante sus ideas. Quiere que su primer Gobierno integre diferentes visiones políticas, pero no quiere moverse demasiado hacia la izquierda. Cabe la posibilidad de Fraga (como primer Jefe de Gobierno de la era juancarlista). El problema es que el príncipe no cree que vaya a ser un primer ministro muy equilibrado. El príncipe necesita a alguien frío y leal (páginas 106 – 107 de Los planes del Club Bilderberg para España).

 

Tras el fracaso del gobierno de Arias Navarro, Adolfo Suárez consiguió aglutinar desde miembros del régimen de Franco partidarios de una reforma profunda hasta centristas del interior que habían disfrutado de una relativa tolerancia, en el partido que se llamó UCD. Fraga quedó fuera del gobierno. Así que Fraga fundó Alianza Popular (hoy Partido Popular) allá por el último tercio de 1976, partido que presidió hasta el año 2005 (no de manera consecutiva; dejó el cargo varias veces por un corto período de tiempo). Su no llegada al poder a nivel nacional le llevó años después a presentarse en su tierra natal, Galicia, donde presidió la Xunta durante más de una década.

 

Fraga, Landelino Lavilla, Santiago Carrillo, Adolfo Suarez, Felipe González, el sucesor, Miquel Roca y Xavier Arzallus

Fraga, Landelino Lavilla, Santiago Carrillo, Adolfo Suarez, Felipe González, el sucesor, Miquel Roca y Xavier Arzallus
Imagen: https://manuescrig.wordpress.com/2014/04/09/la-gran-estafa-de-la-democracia-suarez-y-la-farsa-de-la-transicion/

 

El rey quería quitar de en medio a toda persona, asociación o partido político que pusiera en peligro sus propósitos. A él solo le gusta la ley cuando puede saltársela. Fraga advirtió este peligro, y así se lo manifestó en varias ocasiones a López Rodó, haciéndole ver la necesidad de decir al rey, en relación con su influencia en UCD, «que no debía jugar con las fuerzas políticas, porque, de lo contrario, pondría en peligro la Corona» (páginas 150 -151 de Los planes del Club Bilderberg para España).

 

A día de hoy Manuel Fraga sigue estando presente en los medios de comunicación, donde se le relaciona con la financiación ilegal del Partido Popular. Una financiación “oscura” que no negaba, hablando de la generalidad de fuerzas políticas, allá por el año 1996.

 

Imagen de cabecera: Fraga y Franco. Fuente:
https://thescarletrevolutionary.wordpress.com/2012/12/21/el-inservible-senado-espanol-un-busto-de-fraga-y-las-graciosas-ocurrencias-de-pp-psoe-y-ciu/
David Rockefeller

La otra realidad sobre los 100 años de David Rockefeller

En este artículo conocerás datos sobre la biografía de David Rockefeller, el alma y uno de los tres fundadores de el Club Bilderberg, que no encontrarás los mass media.

 

Durante la Primera Guerra Mundial la mayoría de los periódicos estadounidenses más importantes estaba controlada por los intereses de los banqueros Rockefeller y Morgan. El Congressional Record de 1917 registró lo siguiente:

En marzo de 1917, la gente de P. Morgan reunió a doce de los hombres más relevantes del mundo periodístico, a los que se les hizo seleccionar los periódicos más influyentes de los EEUU y determinar la cantidad necesaria de ellos para controlar la política general de la prensa diaria. Llegaron a la conclusión de que sólo era necesario hacerse con el control de veinticinco de los periódicos más importantes. Se llegó a un acuerdo: se compró la línea editorial de los periódicos, a los que se pagaba mensualmente, y se colocó a un director en cada diario, que se encargaba de supervisar y corregir adecuadamente la información sobre militarismo, políticas financieras y otros temas de naturaleza nacional e internacional considerados vitales por los intereses de los compradores.

Era el fin del periodismo y el comienzo de la propaganda. Rockefeller y Morgan querían la guerra, de la que obtuvieron sustanciosos beneficios. Con la ayuda de los medios de comunicación perfilaron las posturas necesarias para convencer al pueblo norteamericano de entrar en guerra (página 206 de El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo).

Hace solo unos días David Rockefeller cumplió cien años. Y el hecho que os relato arriba ocurrió cuando este tenía solo dos años. Hoy es el miembro más destacado de esta dinastía, así que imagina lo que ha sido capaz de hacer en un siglo. ¿Te atreves a descubrirlo conmigo?

 

Standard oil - David Rockefeller

Certificado de Standard Oil Imagen: sh.wikipedia.org

 

David Rockefeller (páginas 56 a 59 de El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo)

Al príncipe Bernardo de Holanda y a Retinger se les atribuye la autoría de Bilderberg porque fueron quienes lo promovieron en Europa y EEUU. Pero su auténtico creador en la sombra fue el multimillonario David Rockefeller que, entre otras muchas cosas, es masón. Con su dinero puso en marcha el ambicioso proyecto como posteriormente lo haría con la Comisión Trilateral.

El primer miembro de la legendaria saga fue John Davison Rockefeller, que nació en 1839 en Richford (New York), en el seno de una familia descendiente de inmigrantes judío-alemanes llegados a Estados Unidos en 1733. Tras una larga experiencia en el sector petrolífero, fundó en solitario la compañía Standard Oil y a partir de ese punto protagonizó una ascensión imparable que desembocaría en el dominio prácticamente absoluto del trust Rockefeller en la industria del petróleo. Por el camino aplastó a sus competidores mediante todo tipo de artimañas, extorsiones, sobornos e irregularidades. La invocación preferida del fundador de la dinastía era “Dios bendiga a la Standard Oil” y la divisa de su imperio económico es: “Por el bien de la Humanidad”. Una de las claves de la consolidación de su reino fue la introducción en la banca, que culminó en 1955 con la fusión del Chase National Bank y el Bank of the Manhattan Company, ligado al grupo Warburg, de la que resultó el Chase Manhattan Bank, presidido desde 1969 por David Rockefeller, nieto del fundador de la dinastía y actual patriarca. Su padre, John D. Rockefeller, creó una serie de fundaciones filantrópicas a las que transfirió buena parte de sus activos. Como ejemplo, señalar que la Fundación Rockefeller recibió cuatro millones de acciones de la Standard de New Jersey y dos millones de títulos de la de Indiana. Aunque el primero que supo vislumbrar las ventajas del filantropismo moderno fue el escocés Andrew Carnegie, serían los Rockefeller quienes mejor partido sacarían a este valioso instrumento, ya que las entidades no sólo les sirvieron para hacer campaña de buena imagen sino para zafar la regulación antitrust. Por si no fuera bastante, las fundaciones están exentas del pago tributario.

Estas entidades han desplegado en las últimas cinco décadas un poder e influencia en la élite política y financiera mundial determinante, generando gran parte de los personajes de la política norteamericana de este período. Procedían directamente de los órganos directivos de las mismas tanto los hombres de la posguerra como su relevo generacional, entre los que nombraremos a Walt W. Rostow, Zbigniew Brzezinski y Henry Kissinger.

Ya en el año 1936, la Fundación Rockefeller fue precursora del control de la natalidad. La moral de la época no era la adecuada para asimilar las teorías anticonceptivas, pero el paso del tiempo y una campaña propagandística eficaz derriban todo tipo de obstáculos. “A finales de los cincuenta el control de la natalidad se había convertido en una de las prioridades de la política exterior norteamericana —señala el escritor Martín Lozano—. Tanto es así que, en 1958, el Departamento de Estado adoptó como tesis oficial que el crecimiento demográfico constituía el mayor obstáculo para el desarrollo económico y social y para el mantenimiento de la estabilidad política en los países del Tercer Mundo. Buena parte del presupuesto dedicado por la Administración norteamericana al control de la natalidad en las regiones subdesarrolladas ha corrido tradicionalmente a cargo de las Fundaciones Ford y Rockefeller, cuyo proverbial altruismo se manifiesta igualmente en el ámbito occidental a través de sus aportaciones millonarias a la causa proabortista”.

 

 

Del mismo modo, las Fundaciones Rockefeller han financiado movimientos pseudo-espirituales modernos e incluso sectas como Hare Krishna. David Rockefeller patrocina personalmente varias sociedades pseudo-iniciáticas que aseguran representar la tradición perdida, como es el caso de la denominada AMORC (Antiquae et Misticae Ordo Rosae Crucis).

El clan también sufraga las campañas políticas de los candidatos afines a la causa. En la década de los cincuenta, Robert Taft, candidato a la Casa Blanca, denunció que “desde 1936, todos los candidatos republicanos a la presidencia de los Estados Unidos han sido nominados por el Chase Manhattan Bank”. El poder de David Rockefeller se ha extendido en una extensa red de influencias y relaciones sociales tejida a lo largo del tiempo y del espacio por las Fundaciones del Trust, así como en los puestos de primer rango detentados en organismos tales como la Round Table, el Consejo de Relaciones Exteriores, la Comisión Trilateral o el Club Bilderberg, sin contar la presidencia del Chase Manhattan Bank. Y no es en los estamentos políticos sino en los organismos de ese tipo donde reside el auténtico poder. David Rockefeller afirmó en su libro autobiográfico Random Reminiscences que “una de las entidades que más nos ha ayudado ha sido el Departamento de Estado”.

El clan Rockefeller no ha dudado en obtener beneficios de los momentos más delicados en estos dos últimos siglos, negociando con criminales y dictadores de diversa índole tanto en tiempos de paz como de guerra. Tanto la guerra del Vietnam como la árabe-israelí de 1973, generaron numerosas denuncias que acusaban a los trusts petroleros (la EXON y la SOCONY de Rockefeller entre ellos) de lucrarse con la primera y de promover la segunda con el propósito de provocar el alza de los precios del crudo. En tal sentido se manifestaron el rotativo Washington Observer y el investigador C. Baker en su libro The Great Rockefeller Energy Hoax publicado en 1974.

Junto con la Fundación Carnegie, financió los programas de selección racial y eugenesia en la Alemania nazi.

David Rockefeller es el más conocido internacionalmente de los miembros de su clan. Desde los años sesenta hasta hoy, ha recorrido el planeta en su reactor particular para entrevistarse y negociar con jefes de Estado y primeros ministros de toda condición ideológica. En todos los lugares fue recibido con respeto reverencial y muy especialmente en los países de la antigua órbita soviética. Esta última circunstancia sería comentada por George Gilder, un íntimo de la familia, en los siguientes términos: “Cuando David va a Rusia es tratado a cuerpo de rey. Y resulta curioso que nadie sea capaz de reverenciar, halagar y exaltar a un Rockefeller tan bien como lo hacen los marxistas”.

Durante treinta y cinco años, este miembro de la prolífica dinastía fue el presidente del Chase Manhattan Bank, desde donde tejió la red de intereses económico-políticos de Estados Unidos en todo el mundo. Además, se le acusa de haber mantenido oscuros tratos con dictadores de la talla de Saddam Hussein y Augusto Pinochet, de lo que él se defiende así: “Me gustaría haber hecho las cosas mejor –manifestó en su autobiografía–, pero no he hecho nada tan terrible como para arrepentirme”. David prefiere ser conocido por su labor de mecenas y hacedor de obras benéficas a través de la Fundación Rockefeller.

Según apunta el investigador Jim Marrs, la perspectiva de un-solo-mundo de los Rockefeller se menciona en el informe anual del año 1997 de la Fundación. La sobrina de David, Abby M. O’Neill, presidenta por entonces de la entidad, escribió que ésta perseguía “una estrategia mundial con una explícita perspectiva global y el énfasis puesto en la convergencia de los acuerdos nacionales e internacionales”.

 

rockefeller en reunion bilderberg la toja

D. Rockefeller jugando al golf en La Toja
Imagen: lavozdegalicia.es

 

Otros 12 temas a conocer en los 100 años de David Rockefeller

1. En la reunión de Bilderberg del año 2014, apartado del resto de invitados y acompañado por Henry Kissinger (y quizá también por Juan Luis Cebrián), convencieron a la reina Sofía que había llegado el momento de la abdicación de Juan Carlos I (página 162 de Los planes del Club Bilderberg para España).

2. En abril de 1983 realizó una visita a España de regreso de una cumbre de la Comisión Trilateral, siendo recibido en la Moncloa por Felipe González y Miguel Boyer, dada su condición de «miembro de primera fila del mundo económico internacional», según palabras del comunicado emitido al respecto por el gabinete de prensa de la presidencia (página 175 de Los planes del Club Bilderberg para España).

3. También en 1983 introdujo a Felipe González en la entidad más representativa del capitalismo norteamericano, la Century Association. En aquel viaje se ultimaron, entre otras cosas, los últimos retoques y el visto bueno definitivo del Gran Capital al proyecto económico socialista (página 176 de Los planes del Club Bilderberg para España).

4. En marzo de 1987 David Rockefeller hizo una nueva visita a España, en el curso de la cual se entrevistó con el subgobernador del Banco de España, Juan Antonio Ruiz de Alda, con el jefe del Estado, Juan Carlos de Borbón, y con el presidente del Gobierno, Felipe González, sin que nada de ello mereciera la más breve reseña en los medios de comunicación (página 177 de Los planes del Club Bilderberg para España).

5. La sede de la ONU se encuentra en unos terrenos que cedió la Familia Rockefeller de manera “desinteresada” (en aras de construir el Gobierno Mundial anhelado por David).

6. Frases de David Rockefeller (páginas 23 y 24 de Perdidos):

«Estamos al borde de una transformación global, todo lo que necesitamos es la correcta gran crisis y las naciones aceptarán el nuevo orden mundial.» En un encuentro con embajadores en la ONU (14 de septiembre de 1994).

«Algo debe reemplazar a los gobiernos y el poder privado me parece la entidad adecuada para hacerlo.» (publicado el 1 de febrero de 1999 en Newsweek International).

7. Junto a Jozef Retinger y el príncipe Bernardo de Holanda, es el creador de Bilderberg. Además de la de Bilderberg, en la autobiografía Memorias. Historia de una vida excepcional, reconoció la paternidad de la Comisión Trilateral (página 70 de Perdidos).

8. Ha sido galardonado por Bilderberg con la medalla a la construcción de un mundo feliz, dato aportado por el autor Karl Laemmermann  en David Rockefeller. Biografía. Dinero, dinero, dinero (página 89 de Perdidos).

9. Muchos de los miembros de Bilderberg y de la ONU son masones. David Rockefeller tiene su propia logia, la Rockefeller 666 (página 121 de Perdidos).

10. La Fundación Rockefeller donó a la Universidad de Harvard una subvención de cuatro años para la creación del Harvard Economic Research Project, con el objeto de  controlar la economía y la sociedad como un todo (páginas 140 y 141 de Perdidos).

11. Desde el año 1936, la Fundación Rockefeller sustenta económicamente políticas eugenésicas, que no son otra cosa que una guerra contra la vida. El propio David Rockefeller ha defendido públicamente en foros internacionales, por ejemplo en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo celebrada en septiembre de 1994 en El Cairo, organizada por la ONU, su visión negativa acerca de la supuesta superpoblación del planeta (página 209 de Perdidos).

12. El Club Bilderberg financia y mantiene determinados pseudo-movimientos antiglobalización, como Greenpeace y otras ONGs, para darle a la sociedad su plataforma contestataria particular donde lavar su conciencia (página 308 de El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo).

 

The Rockefeller Foundation Bellagio Center

The Rockefeller Foundation Bellagio Center Imagen: transartists.org

Otras curiosidades

1. David Rockefeller nació donde actualmente se encuentra el Museo de Arte Moderno (MoMA). Lo que no cuenta la noticia es que, casualmente, la presidenta del MoMA es una de los 33 miembros del Comité Directivo de Bilderberg.

2. Aparece en el puesto número 603 de la lista Forbes sobre los millonarios del mundo. Un puesto que a mí me llama la atención sabiendo que es el alma máter del club que maneja los hilos del mundo. Pero sabiendo que desde 1917 manejan a la prensa, y que a los miembros del Club no les gusta aparecer y, si tienen que aparecer, no hacerlo en primera fila, no me extrañaría que ese puesto fuese ficticio y tuviera que estar mucho más arriba.

3. Y para finalizar te dejo una entrevista que apareció el domingo 9 de mayo de 2004 en el suplemento de El Mundo y que podrás  leer en: http://www.elmundo.es/magazine/2004/241/1083684303.html

 

¿Conocías todo lo que aquí te cuento? ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención?
 Imagen de cabecera: gnosticwarrior.com
De izquierda a derecha, el presidente Ford, José María de Areilza, Henry Kissinger y don Juan Carlos conversan en la Casa Blanca en 1976, bajo la mirada del embajador Wells Stabler. / CORTESÍA DE GALAXIA GUTENBERG / CÍRCULO DE LECTORES

Bilderberg, el Rey Juan Carlos y la democracia española (II parte)

Segunda entrega sobre la relación entre la coronación como rey de Juan Carlos de Borbón y el Club Bilderberg. ¿Te perdiste la primera?

 

Tras leer el amplio análisis que le había enviado el embajador Wells Stabler el 10 de marzo de 1976 acerca de la situación en España, Kissinger le trasmite la opción que deben defender:

“Nuestra posición: apoyar al Rey y su gabinete es la mejor [opción] teniendo en cuenta la situación actual”.

Pero “si aumenta la violencia y la polarización y el proceso da señales de estar fracasando, deberíamos empezar a pensar en valorar una gama de posibilidades más amplia […] Mientras que algunos [en Washington] creen que nuestra mejor opción podría ser volcarnos de manera más firme en la democratización, el pensamiento general es que aún es demasiado pronto para llegar a ninguna conclusión en este momento”.

El Bilderberg Kissinger, el artífice en la sombra de la I Transición Española, cree que una “democratización acelerada podría hacer estallar la olla”. Él prefiere ir paso a paso, observando de cerca cómo se desarrollan los acontecimientos y guardándose otras opciones en la manga en caso de que la carta a la que ha hecho la gran apuesta (Juan Carlos de Borbon) resulte un fiasco.

Su subordinado Stabler se reúne frecuentemente con el Rey, que le va informando fielmente de todo lo que se cuece en la corte.  De hecho, el informe que envió a Kissinger está escrito y enviado nueve días después de su última reunión con él. Juan Carlos acababa de realizar su primera visita oficial a Cataluña, un acto que le deja un buen sabor de boca “por la participación de tantos jóvenes”. Sin embargo, el monarca está inquieto. Observa con preocupación la lentitud en que caminan las reformas que quiere poner en marcha y advierte con angustia que “la oposición y los grupos políticos clandestinos parecen estar haciendo muchos progresos de organización […]. No puede decirse de lo mismo de los grupos que están dentro del sistema”.

1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (1)

Documento enviado a Henry Kissinger tras la 1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (1/4)

1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (2)

Documento enviado a Henry Kissinger tras la 1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (2/4)

1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (3)

Documento enviado a Henry Kissinger tras la 1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (3/4)

1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (4)

Documento enviado a Henry Kissinger tras la 1ª Visita oficial a Cataluña del Rey Juan Carlos (4/4)

El Rey le cuenta al embajador Stabler que, para él, la personalidad más problemática es la del Ministro de Economía, Villar Mir, y le confía que su retraso “en elaborar un programa económico puede ser perjudicial”. De nuevo, pone el futuro de España en manos de EEUU: “Espero que EEUU haga todo lo que esté en su mano para ayudarnos”, le pidió una vez más a Stabler. Y la ayuda no se hace esperar, pues poco antes de finalizar ese mismo año de 1976, una comitiva encabezada por el ministro aterriza en Washington a la búsqueda de los consejos y asesoramientos del equipo de Kissinger que lleven a España a solucionar su situación financiera y a renegociar la deuda externa.

La visita oficial a EEUU fue la primera que el monarca hizo a un país extranjero y fue entonces cuando el Rey aprovechó para confirmarle a Kissinger que había decidido prescindir de Arias Navarro.

Poco después, ya en España, en otra de sus citas con el embajador Stabler, le informó “confidencialmente que el presidente Suárez junto a Pío Cabanillas y Ricardo de la Cierva estaban tratando de desarrollar un partido de centro”, a lo que agregó que “no sabía si era bueno o malo que los miembros del Gobierno participaran activamente en los partidos políticos”. El embajador le contaba a Kissinger en su nota cuál había sido su respuesta: “el verdadero problema era mantener un presidente que no ha sido elegido”. ¿Es el comienzo de las hostilidades contra Suárez?

Descarga el documento en el que hablaban sobre Suárez.

El 23 de noviembre llega un nuevo documento confidencial desde Washington. Kissinger le pide a Stabler que le haga llegar su felicitación de manera oral y personal al Rey. Quería decirle que estaba “encantado por el gran logro de obtener el visto bueno de las Cortes para la reforma parlamentaria […]. Está claro que tu juicio y determinación han sido decisivos […] y estoy seguro que esas cualidades, unidas al dinamismo de los españoles, te permitirán completar la construcción de la nueva España”.

1ª felicitacion de Kissinger al Rey (1)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (1/3)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (2)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (2/3)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (3)

1ª felicitación de Kissinger al Rey (3/3)

El mensaje oral acababa así: “Me reuniré con tu emisario en México”. ¿Quién era este misterioso emisario real? Quienes ya hayan leído Los planes del Club Bilderberg para España lo conocen muy bien, como también saben que era un modo de comunicación fuera de las vías legales establecidas para el Rey.

De nuevo, tras la celebración del referéndum del 16 de diciembre en el que se aprobó la ley de reforma parlamentaria, el niño mimado de Kissinger recibió sus bendiciones: “Quiero que el Rey sepa lo felices que estamos por la gran aceptación popular que tiene su proyecto para modernizar el sistema político […] El Rey debe ser consciente del gran respeto que tengo por su papel de liderazgo en un momento crucial de la historia y mi convicción de que sus próximos éxitos darán grandes beneficios a España y sus amigos”.

2ª felicitación de Kissinger al Rey (1)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (1/3)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (2)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (2/3)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (3)

2ª felicitación de Kissinger al Rey (3/3)

¡Grandes beneficios a sus amigos! ¡Que interesadas son determinadas amistades!

Juan Carlos no esperó y enseguida pidió a Stabler que le enviara un mensaje a Kissinger:

“España debe tener un amigo fiable y verdadero y EEUU es ese amigo”.

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (1)

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (1/3)

 

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (2)

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (2/3)

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (3)

El Rey Juan Carlos feliz de la relación con EEUU (3/3)

Stabler concluye el cable así: “Como sabes, el Rey valora profundamente la relación que ha tenido contigo y está preocupado por la necesidad de mantener una relación cercana con la nueva administración. Sé que él estaría muy agradecido si pudieras allanar el camino”.

Descarga la respuesta a Stabler.

¿Qué piensas? ¿Le ayudó o no?

 

Imagen de cabecera: De izquierda a derecha, el presidente Ford, José María de Areilza, Henry Kissinger y D. Juan Carlos conversan en la Casa Blanca en 1976, bajo la mirada del embajador Wells Stabler. / CORTESÍA DE GALAXIA GUTENBERG / CÍRCULO DE LECTORES  para El Pais.