Un año de (no estar) Perdidos

perdidos club bilderberg -diario-sevilla-2410132
«Nuestro planeta es una masa de tierra y mar en mitad de una galaxia y, por tanto, recibe la influencia de todo lo que ocurre en esa inmensidad del cosmos» 

 

Es una frase extraída de un artículo de Cristina Martín, que me da una idea de cuán minúsculos y preciosos (Película «Contact») somos. Demasiado microscópicos como para vivir creyendo en las casualidades. Y, por ello, os cuento:

Sevilla, a 27 de Febrero de 2013. Estaba en casa, después de cenar, ante uno de los tótems de la comunicación: la televisión.

Aquí, el 28 de febrero es Día de Andalucia, donde los cargos públicos airean que son la ostia, patriotas ¡Qué viva Andalucía! Que qué buenos somos aunque ‘haya que mejorar’.

 

Cristina Martin Jimenez presentación Perdidos Club Bilderberg Ateneo Sevilla

 

Me topé con un programa de Canal Sur, a menudo canal vocero del partido en el gobierno. El showman, Manu Sánchez, estaba comenzando una entrevista a una tal Cristina Martín Jiménez. La verdad, no la conocía…de nada. Gracias Manu por rescatarla.

Me quedé prendado, escuchando afirmaciones y recibiendo datos, que resonaban en mi psique, pero como un rompecabezas por hacer. Y me preguntaba: ¡¡¿¿Dónde estaba metida esta mujer??!! ¿Dónde estaba yo estos años? Incluso, como la entrevista superó la media noche, allí estaba ella…Se había ‘colado’ en ¡¡Canal Sur TV el Día de Andalucía!!

A partir de ese día, me interesé por su trabajo: publicaciones (la última, ‘Perdidos’), blog, videos…y el tema central de su investigación, el Club Bilderberg. Mi insulso (por mí, no por los demás) e intrascendente paso por las redes empezó a cobrar un sentido y una finalidad: contactar y participar.

Me pareció observar que Cristina era,digo bien, ya no, era una isla; estaba sola -o casi- ante los amos del mundo. Indudablemente, había hecho de su desafío su vida. Una vida de búsqueda incesante y determinación a prueba de bombas. Por cierto, las reconvierte en bombas de Amor.

No sé si un par de semanas después, casi con los ojos cerrados y sin mirar, suspiré y pulsé ‘enter’ a mi comentario: «Hola, quiero colaborar contigo». Fui consciente de la trascendencia, a la misma vez, tanto de lo que divulgaba -y divulga- Cristina Martín, como de lo que suponía pulsar esa tecla…y tardó en responder. Albergaba la Esperanza de que tendría contestación…Poco a poco fuimos intercambiando comentarios, compartiendo y cogiendo confianza.

 

Lectores de Perdidos Los planes secretos del Club Bildeberg -  Manuel Guerrero

 

En mi haber, principalmente, vengo siendo un animal divulgador de su causa…porque es una causa que he comprendido que va más allá de sus libros. Entiendo que no podemos pretender tener una batalla con las mismas armas que los poderosos; perderíamos siempre. Y he llegado a la conclusión -¡¡Mil gracias a Perdidos y a su autora!!- de que los que están tan ávidos de demostrarnos su poder, verdaderamente no lo tienen, pues el verdadero poder no es material y se llama Amor.

Quizá parezca una locura. Todos queremos, sin olvidar la lucha reivindicativa, sembrar Alegría, Amor, desde nuestras propias limitaciones como seres humanos. Como seres vivos. Siento que somos agricultores sembrando la verdad a las claras, sin perder la referencia de ser un eslabón más, aprendiendo cada día, de todo y de todos.

Como relata la sabiduría universal: En la creación: ¡Ahí estas tu! En la intuición irracional de cosas sin respuestas. En la pasión de hacerlas sin esfuerzo. En el disfrute de ese momento ¡Ahí estás tú! Crean tus palabras, tus pensamientos. Crean tus sentimientos. Me alientas, te aliento…’Maneja tus hilos’…Disfruta…¡¡Crea!!

A mi me llegó Cristina, ¿Y a ti?
Manuel Guerrero

2 Comments

    Manuel Guerrero

    Seguimos, Mónica… ¡¡Todo se andará!! Abrazo

    Mónica H. Barbón

    ¡A mi también me llegó Cristina! A mi y a marido.

    Recién descubierta los dos empezamos a movernos para saber más de Cristina y sus obras, para descubrir más acerca de aquello que encajaba perfectamente con algunas ideas previas que nosotros teníamos. Durante un tiempo, Cristina Martín, Bilderberg… eran nombres que se colaban en nuestras conversaciones diarias. Conseguimos el tercer libro (¡una suerte!) retirado del mercado, compramos «Perdidos», leimos, investigamos… ¡Todo encajaba!. Nuestros ojos se abrieron al mundo real, a un mundo que muchos intuyen pero que prefieren no ver… porque la verdad «duele» y porque la comodidad es más fuerte.

    Cristina nos quitó el velo que cubría nuestros ojos y ¡si! tocó nuestro interior, nos llegó como a ti, Manuel Guerrero.

    Y como bien dice Cristina en «Perdidos» : «La revolución está en tu interior». Y las palabras se convierten en hechos, y la revolución del amor se convierte en acciones por mejorar este mundo, empezando por lo más cercano, la familia, esa base de la sociedad que algunos Bilderberg se esfuerzan tanto en destruir….

    Sembrando Amor los combatimos porque lo que ellos siembran es el odio entre los pueblos, las personas…

    Y ¡ aquí estoy yo, aquí estamos! Manuel, para sembrar la Revolución del Amor.

    ¡ Gracias a todos los que lo hacéis posible! ¡Gracias Manuel por tu revolución!
    Un abrazo
    Mónica

Deja tu comentario