La pirámide de los amos del mundo

Jerarquia-Bancaria-Global

Seguimos descubriendo cosas gracias a Perdidos. En esta ocasión quiero dejarte algo sobre la no tan conocida pirámide de los amos del mundo o la jerarquía bancaria global.

Hay pirámides que son conocidísimas.

Por un lado está la pirámide alimentaria: “es un gráfico diseñado a fin de indicar en forma simple cuáles son los alimentos que es necesario incluir en la dieta, y en qué medida consumirlos, para lograr una dieta sana y balanceada. Esta pirámide incluye todos los grupos de alimentos, sin intentar restringir ninguno, sólo indica de manera sencilla cuánto consumir de cada uno de estos grupos a fin de mantener una buena salud”.

Por otro lado tenemos la pirámide de Maslow: en Una Teoría para la Motivación Humana, este psicólogo hablaba de la jerarquía de las necesidades humanas. Las dividía en 5 escalones, que de abajo a arriba serían: necesidades básicas, de seguridad y protección, sociales, de estima, y de autorrealización. Conforme el ser humano va satisfaciendo las de un escalón, intenta seguidamente satisfacer las siguientes.

Y qué decir de las pirámides de Egipto, maravillas de la humanidad.

Pero no nos desviemos de nuestro tema: los amos del mundo. Y ellos también tienen su pirámide. En concreto hoy quiero que conozcas la pirámide de la jerarquía bancaria global:

Jerarquia-Bancaria-Global

La pirámide de los amos del mundo

Allí, arriba del todo, en la cima, en la cúspide, se haya ese 1 % de la población mundial que tiene en sus manos solo el 90 % de los recursos financieros mundiales. Entre ellos, nuestros amigos del Club Bilderberg.

Imagina un mundo con 1000 personas. De cada 10 €, 9 € estarían en manos de 10 personas, y 1 € en manos de 990 personas.

¿Estamos o nos encaminamos hacia un gobierno mundial? ¿El de unos pocos, el de ese 1 % que conforman los amos del mundo?

Por debajo tenemos a esas grandes y poderosas entidades transnacionales a las que se le han pasado los poderes económicos y que deciden si hoy habrá más o menos dinero en el mercado, si sube o baja el tipo de interés, y todo ese tipo de cosas. El FMI, el Banco Mundial, el Banco Internacional de Compensación y la Comisión Bancaria Internacional.

En el tercer escalón encontramos ya al Banco Central Europeo, la Reserva Federal Americana, el Banco de España, y los bancos centrales de los países más poderosos.

Y en el último escalón se encuentran una serie de bancos privados como el Santander, BBVA, por poner los más conocidos por nosotros (es posible que seas cliente de alguno de ellos), Barclays, Goldman Sachs, etc.

Si eres de los que ya ha leido Perdidos ¿quién maneja los hilos del poder? Los Planes Secretos del Club Bilderberg, seguro que esto te suena.

Si no has llegado hasta ahí aún, o si no tienes Perdidos, ya lo sabes.

Pero esto no se difunde solo. Yo lo pongo a tu alcance. Ahora tú debes ponerlo al alcance de otros. ¡Compártelo si te ha gustado!

Cristina Martín Jiménez
¡Sígueme!

Cristina Martín Jiménez

Periodista de investigación y escritora.

Primera autora a nivel mundial que se atrevió a publicar una obra íntegra sobre El Club Bilderberg en el libro: 'El Club Bilderberg. Los amos del mundo' (abril de 2005).

He publicado mi quinta obra: 'Los planes del Club Bilderberg para España' (2/6/15).
Cristina Martín Jiménez
¡Sígueme!

Latest posts by Cristina Martín Jiménez (see all)

6 Comments

    Juan Hidalgo

    No creo que la pirámide que planteas sea demasiada exacta. En primer lugar, eso de que la élite sea el 1% de la población no es creíble. Piensa por ejemplo en España, el 1% de 46 millones son 460.000 personas, y me parece ridículo pensar que tantos puedan considerarse élite con capacidad para decidir los acontecimientos que realmente importan. Los que realmente cuentan son menos del 1% de ese 1% que tu dices (es decir, menos del 0,01%), que, para España serían unas 4.600 personas. Si piensas en cuanto poder acumulan las 4.600 personas más poderosas de España (directivos de banca y de las mayores empresas, políticos de alto nivel, cabezas de las familias más adineradas, directores de medios de comunicación masivos, altos magistrados, intelectuales con amplia repercusión mediática,…) es de sentido común pensar que esos 4.600 más poderosos tienen más poder que los otros 46 millones. En cualquier partido político, los diez miembros más poderosos tienen más capacidad de decisión que todos los cientos de miles de afiliados juntos, en cualquier banco los primeros ejecutivos tienen más poder que todos los empleados juntos, y es así en todas las organizaciones humanas, porque es sabido desde tiempos prehistóricos que un grupo de personas totalmente iguales rara vez se pone de acuerdo, y, si se quiere que las cosas funcionen, uno de ellos debe tomar el mando y el resto obedecer (decía Napoleón que es mejor un mal jefe que dos buenos).
    Sobre el segundo escalón de tu pirámide, esos organismos internacionales se crearon al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando EEUU se erigió como conquistador de medio mundo, y están 100% politizados. Sirven a los intereses del Gobierno americano, que sirve, por una parte, a su ideología de libre mercado y por otra a los intereses de las mayores empresas del país, entre las que están los bancos que tu sitúas en el cuarto escalón de la pirámide. Los bancos centrales también están politizados. Por otra parte, los bancos privados en la actualidad no son lo que eran hace un siglo. Cotizan en bolsa y muchos de ellos tienen la propiedad muy repartida. De algunos de ellos se podría decir que sirven a los intereses de sus directivos más que a otra cosa, por lo que su situación en la verdadera pirámide de poder es más complicada de definir de lo que parece. La banca de hoy es un mero instrumento, no un fin. La forma en la que cayeron los principales bancos de inversión al comienzo de la crisis muestra con bastante claridad que los bancos pintan mucho menos hoy que hace un siglo (Golman Sachs es la excepción, pero sus propias características internas es lo único que explica el éxito que ha tenido hasta ahora, y es muy posible que cuando se degrade su “filosofía” correrá la misma suerte que los otros)
    Coincido plenamente contigo en que nada es lo que parece, pero no coincido demasiado en la simplificación que haces del asunto ni en las conclusiones a las que llegas. No creo que Bilderberg sea la clave de nada, es un simple órgano de difusión de los planes que se deciden más arriba, y mucha de la gente que asiste a esas reuniones no tiene ninguna capacidad de decidir absolutamente nada. Pero eso que hay más arriba es bastante impenetrable (tras mucho leer, veo que la mayoría de los que escribís sobre el tema termináis por reducir a una simple caricatura algo que es mucho más complejo de lo que parece)
    Es un tema ciertamente apasionante, y aunque no esté de acuerdo con algunas de tus conclusiones, pienso que haces una magnífica labor difundiéndolo. Te animo que a sigas investigando y escribiendo sobre ello y, con miedo a parecer inadecuado, incluso me atrevo a hacerte una sugerencia para darle un enfoque más rico a los siguientes libros que escribas: imagina que, en vez de ser tú, fueras tan rica como para ser la “voz cantante” de ese grupo de personas que dirige nuestro mundo, y hubieras recibido la educación que han recibido ellos y tuvieras toda la información que ellos manejan ¿Qué harías tú diferente a lo que ellos hacen? Si te tomas el ejercicio en serio, verás que los motivos que rigen las grandes decisiones de nuestro tiempo pueden estar mucho más fundamentados de lo que parece a primera vista. Profundizar en esos motivos puede hacerte desarrollar nuevos enfoques para tus siguientes libros.

    Manuel Guerrero

    Al leer esta, creo, cierta y evidente pirámide, me vinieron a la cabeza las Cajas de Ahorros. Claro que, hace años que los consejos de administración de éstas, fueron tomados por los principales partidos políticos y, a la postre, tras ser saqueadas y arruinadas, reabsorbidas por capital privado. No sé si es exactamente así, o si aún queda alguna de las Cajas originales viva.

    Francisco Leal Garcia

    Solo un comentario. No compares esta piramide con la alimenticia, pues la alimenticia es una simple y llana estafa. Y no seria justo que por la comparacion perdirera vigencia la piramide de los amos del poder…

      Cristina Martín Jiménez

      Gracias por la información Francisco.

        Francisco Leal García

        Estamos para serviros…

    Raquel Pérez López

    Increíble Cristina, muy buen aporte. Como sigas así vas a subir de caché más todavía besos!!!!

Deja tu comentario