Bilderberg. Cuando el Poder engaña a la ciudadanía

Bilderberg según Ben Garrison

¿Quién es el presidente de la Unión Europea? ¿Y de la Comisión Europea? ¿Quién votó a Mario Monti para ser primer Ministro italiano? ¿Quién redactó la Constitución europea a la que los votantes dijeron NO y metamorfosearon en el Tratado de Lisboa? ¿Quién diseñó y dirigió la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy?…

Siendo niños nos hicieron creer que los políticos y la democracia estaban al servicio del pueblo, pero las acciones de muchos gobernantes han demostrado lo contrario. De sus labios salen bellas palabras pero sus hechos son deleznables.

Cuando las instituciones y gobernantes no cumplen con las responsabilidades inherentes a su cargo se produce la corrupción. Los amos del Poder permiten el ascenso de los mediocres y oportunistas, aún más, lo facilitan, pues estas personas carentes de integridad y moral son esenciales para ejecutar sus planes. Es así, valiéndose de individuos intermedios, como el Poder toma las riendas de la mal llamada democracia y deja de lado al pueblo, abandonándolo a su suerte. Mediante estrategias de marketing construyen líderes políticos, fabrican mentiras y sucedáneos democráticos con los que mantener a los ciudadanos satisfechos, acomodados y entretenidos. La información se convierte en propaganda, un engañabobos para ocultar y maquillar los abusos del Poder, usando medias verdades cuyo efecto es más devastador que una mentira completa.

Mientras los líderes visibles del imperio Bilderberg defienden en público la democracia, en privado sus laboratorios no cesan de estudiar nuevas estrategias para atacarla. A los lobos no les gusta que las ovejas se rebelen ni anden sueltas. La democracia que les agrada no es la democracia del pueblo sino la democracia de los amos del Poder.

Ante esta intuición muchos optan por pensar en sí mismos, e intoxicados por las mentiras sembradas en todos los campos eligen alinearse a las esferas del Poder; creen que es el único camino. Partidos políticos, sindicatos, empresas, ONG… También están los mercenarios que se venden al mejor postor. En estas democracias ilusorias todo funciona hasta que los amos del Poder deciden que ha llegado el momento de apretar las tuercas para obtener más poder y lanzan el vil ataque de las crisis.

¿Por qué la política está llena de mediocres? Porque el Poder necesita siervos, esclavos que ejecuten las órdenes que ellos deciden en sus despachos. Tienen a sus órdenes a un ejército de mercenarios que trabajan por dinero: en el mercado, en la política, en la cultura. Pagados con el dinero de nuestro trabajo. Sin saberlo y sin quererlo, estamos pagando a nuestros amos. Estamos financiando nuestra esclavitud. «A la gente la empobrecen para que luego vote por quienes la hundieron en la pobreza», dijo el cardenal argentino Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco. Sabía bien lo que decía porque Argentina ha sido vilmente atacada y su pueblo ha sufrido y sufre robos y endeudamientos constantes. No hay democracia sin separación de poderes. No hay libertad sin justicia, no hay libertad sin pensamiento libre, no hay libertad sin verdad. Esto no es democracia. De la dictadura del proletariado hemos pasado a vivir en la dictadura de los mediocres, en la dictadura de los malvados.

Bilderberg Ben Garrison 2

© Ben Garrison

Si el lugar que hoy ocupan los políticos globales fuera ocupado por mentes brillantes, con conciencia, conocimiento de las leyes… Los malos no podrían avanzar en sus planes de mantener a los seres humanos en estado de esclavitud económica, física y espiritual. Se trataría del gobierno de los sabios que planteó Aristóteles. Pero claro, para que los amos del mundo avancen en la consecución de sus objetivos necesitan esclavos, muy bien pagados, pero siervos al fin y al cabo. Como en todo, hay distintas escalas de esclavitud. Sus casas son mejores que las del pueblo llano, sus putas son más caras y refinadas que las de los parroquianos, pero su esclavitud es más voraz, les permite menos espacio a su libre albedrío. Todo tiene un precio y ser un esclavo de alto rango requiere entregar tu alma, tu libertad al diablo. Cuanto más escales en su mundo, más esclavo serás.

A los amorales a sueldo, considerados por la cultura oficial como gurús o profetas, los griegos los llamaban sofistas, sabios que ponían su conocimiento en venta, que usaban la retórica y las palabras con eficacia para convencer al auditorio. Se convertían en portavoces del Poder a cambio de suculentas sumas de dinero. Hoy los sofistas se nos cuelan por todas las rendijas y sus mensajes emocionales provocan un déficit de raciocinio monumental.

Desde el martes 2 de julio tenemos cuatro “nuevos” sofistas en las instituciones Bilderberg. Por supuesto, ni tú ni yo los hemos elegido, aunque como comenté anteriormente, viven gracias a nuestro dinero: Úrsula von der Leyen, la nueva presidente de la Comisión Europea; Christine Lagarde, la presidente del Banco Central Europeo; Charles Michel, el presidente del Consejo Europeo y Josep Borrell como Alto Representante en Política Exterior de la Unión Europea.

Christine Lagarde es aquella que cree que la vida de los ancianos es un riesgo económico. ¿Qué hará con las pensiones la nueva presidente del BCE? Después de aplicar en Europa las políticas de austeridad que asfixiaron a la clase trabajadora y enriquecieron a la súper elite, Lagarde ha instaurado el mismo patrón en #Argentina. ¿Quién seguirá allí su formidable labor (ironía)? Y no olvidemos que como ministra francesa de Finanzas fue condenada por desviación de fondos públicos.

Christine Lagarde

Christine Lagarde

Úrsula von der Leyen fue acusada de plagio en su tesis de medicina. Además, la Fiscalía alemana tiene abierta una investigación por la sospecha de que se estuvo contratando en Defensa a profesionales catalogados de falsos autónomos o expertos cuya relación laboral con el ministerio va más allá de la asesoría externa; todo ocurrió mientras ella era Ministra de Defensa.

Ursula von der Leyen

Úrsula von der Leyen

¿Y qué decir de Josep Borrell? Recordemos que en 1999 renunció a ser uno de los candidatos a presidenciable al Gobierno español porque se descubrió que dos ex colaboradores suyos en Hacienda estaban siendo investigados por fraude fiscal. Y recientemente utilizó información privilegiada para vender acciones de Abengoa.

Josep Borrell

Josep Borrell

Vivíamos desde hacía décadas en un sistema corrupto, al que nadie criticaba en su conjunto, en su manera de funcionar. De forma que nos habían forzado, adoctrinado para adaptarnos a él. Y de repente, la llegada de la crisis vino de la mano con el desprestigio de las instituciones y personalidades que antes la prensa alababa (Strauss-Khan, Rodrigo Rato…). Los amos del mundo querían demostrar la existencia de la corrupción generalizada porque «algo debe reemplazar a los Gobiernos», como dijo David Rockefeller. ¿Pero qué podía sustituirlos? «El poder privado me parece la entidad adecuada para hacerlo», continuaba el magnate el 1 de febrero de 1999 en Newsweek International. La táctica era eliminar a un determinado número de corruptos para dejar el mundo en manos de un reducido número de corruptos.

Como sentenció el banquero Mayer Amshel Rothschild: «Dadme el control de la moneda de una nación y no tendré que preocuparme por quienes hacen las leyes».

 

 

© imagen de cabecera: Ben Garrison
9 Comments

    Unam

    Estamos a un corto periodo de tiempo del comienzo de la Gran Triibulación. No soy alarmista sino realista porque he estudiado el tema y como se suele decir el que avisa no es traidor.
    Saludos

    Roberto

    Cristina, cariño, hay un grueso libro practicamente inencontrable escrito por el historiador y revisionista español Joaquin Bochaca a finales de los años ochenta titulado Los Protocolos de los Sabios de Sion comentados, en el que ya hacia alli un documentado repaso de organismos de clara dependencia masonica y vocacion mundialista como Bilderberg, Trilateral, CFR, Club de Roma, Pugwash, etc, asi como sus maquiavelicas finalidades. Si das con algun ejemplar, te lo recomiendo. Atrevete con el.

      Cristina Martín Jiménez

      Roberto, lo leí hace 15 años.

    Roberto

    La democracia es un invento de los judios para esclavizar a los gentiles. Son ellos quienes dominan la banca, la finanza, los medios de comunicacion, la masoneria, bilderberg, la trilateral, los partidos politicos, el terrorismo, etc. Solo Hitler y el nacionalsocialismo se revelo contra toda esa tirania de la mentira, por algo le declararon la guerra cosmica y planetaria

    Rosa Romero Palma

    Todo es verdad somos marionetas en malas manos pero tanbien somos unos cobardes el mayor poder lo tiene la inteligenci y nuestra voz pero callamos ese es nuestro peor enemigo el silencio

    Charo

    Yo veo la mano de Trump detrás de toda esta información sobre la corrupción de las mas altas esferas que nos está llegando ahora como si un gran telón se hubiera abierto dejando al descubierto la auténtica realidad y maldad de quienes gobiernan el Mundo. No hay que olvidar que todo estos personajes (Soros & Company) son los peores enemigos de Trump y él, que es muy listo, contraataca levantando alfombras y tirando de la manta para que todo el mundo se entere de quienes son realmente los que nos gobiernan y deciden sobre nuestras vidas.

    Marta

    segun leo me salen un monton de preguntas y respuestas, es que la informacion historica esta cambiando, hay otro tipo de investigacion que los medios oficiales prohiben y censuran, parece ser que ni al propio Platon le gustaba la democracia famosa, qeu si la analizas, esta pensada para la creacion de regulaciones y leyes que van contra los colonos, somos una colonia del banco de inglaterra, todos, no España ni Europa, somo propiedad legal de una corporacion enorme que permanece en la sombra

    josé manuel De Arriba

    Completamente de acuerdo, Cristina. El objetivo de las élites es el control total, léase la esclavización, del ser humano. Pero estoy convencido de que no lo conseguirán porque ellos no disponen del poder absoluto sobre nuestras almas, hay quien está por encima de ellos.

    Aprovecho para felicitarte por tu magnífico libro «Hijos del Cielo», una reflexión con la que coincido. Las piezas del puzzle están repartidas por culturas dispersas del planeta, sólo hay que tener una mente abierta para encajarlas.

      Cristina Martín Jiménez

      Muchas gracias, José Manuel. Me alegra comprobar que has capatado el mensaje. Un abrazo

Deja tu comentario